El campo afronta la sequía más importante de los últimos 70 años y los productores ya hablan de un panorama desolador. En Chicago, la soja subió hasta los 381,2 dólares por tonelada. En lo que va del año callaron tan sólo un 15% de las lluvias promedio, que generalmente rondan los 200 mm para enero y febrero. En Rosaro, la soja subió 100 pesos con respecto y cerró a 6.000 pesos por tonelada en una jornada con poco movimiento.

Los lamentos de los productores no tiene fin y la ausencia de lluvias complica el panorama. Así, la Sociedad Rural de Rosario aseguró expresó su "extrema preocupación por el sector agropecuario", al tiempo que reclamó políticas y medidas urgentes. "Debemos remontarnos al verano del año 1945 para contabilizar registros pluviométricos de esta índole en nuestra región con apenas 25 a 35 mm", resaltó la entidad en un comunicado oficial.

Por otra parte, afirmó que las lluvias caídas en lo que va del año "representan tan sólo un 15% de las lluvias promedio, que generalmente rondan los 200 mm para enero y febrero" y destacó que "este verano también fue particularmente caluroso".

"Asimismo, en el campo se está pronosticando el rendimiento del cultivo de soja, principal producto del agro, donde ya se hablan de pérdidas muy importantes, de aproximadamente 10 millones de toneladas a las esperadas. A su vez, el cultivo de maíz, sigue el mismo deterioro significativo en sus rendimientos", detalló.

En cuanto a la ganadería, la Rural de Rosario dijo que el panorama es "no menos desolador" tanto en cría como recría y en la zona de los tambos, "ya que las pasturas no producen el forraje suficiente para sostener la producción".

"Como productores agropecuarios renovamos todos los años con mucha fe nuestra apuesta productiva, siendo los resultados cada vez más inciertos", manifestó la entidad.