La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) alertó que la condición de sequía domina en casi todo el territorio de la provincia de Buenos Aires. En noviembre y diciembre pasado, la ausencia de lluvias dejó una deuda de 100 milímetros (mm) respecto de los valores históricos lo que pone una luz amarilla a la campaña de soja y maíz

La entidad rosarina afirmó que la situación "es muy grave entre el norte y centro provincial" dado que allí "llovió menos del 30% de lo normal".

En el caso de la soja, "las altas temperaturas y la falta de agua están provocando el aborto masivo de flores, y también hay síntomas de hojas quemadas".

Por otro lado, buena parte de los lotes de maíz temprano han perdido la espiga y los que las conservan notan pérdidas significativas en la cantidad de granos", dijo la Bolsa.

Esto significa que se empiezan a estimar pérdidas que superan el 50% en un área donde es común superar los 100 quintales por hectárea.