Los próximos quince días serán claves para saber si finalmente se cumple el pronóstico de lluvias que permita una recuperación de la soja y el maíz. Con la foto actual, el productor se muestra lejos del mercado y espera además de la llegada de las precipitaciones, más subas en las cotizaciones que permitan recuperar las pérdidas generadas hasta el momento por la sequía. Sin embargo, con los últimos incrementos se compensó un 85% del daño producido por la seca en el campo.

La incertidumbre por como terminará la película, es el motivo principal por el cual los negocios en la plaza muestran una baja del 14% en febrero respecto de enero. Y es que primero y principal el productor no sabe finalmente cuanto llegara a recolectar por sus granos. Segundo, y ante esta situación, prefiere retener las casi 12 millones de toneladas de la campaña pasada que aun tiene en los silobolsas para hacer frente a los gastos que se vencen entre abril y junio.

La buena noticia es que el mal clima genero que hoy se pague por el poroto en el disponible $6.000 por tonelada o mejor dicho u$s300. Más el valor que ofrece hoy la exportación por la soja pareciera llegar a su techo. "Sucede que los números de las fábricas están dando a pérdida por ende no quieren ofrecer más. Además saben que si salen a pagar más, éste será imparable y no se venderá nada", señaló desde la corredora Pinelli y Asociados, su director Luciano Pinelli.

Un tema no menor es que el productor busca que el mismo valor en el físico se repita en el precio futuro en donde la oleaginosa cotiza en el contrato mayo a u$s290. La exportación quiere hacerse del grano antes que llegue la cosecha porque sabe que luego será difícil conseguirla.

Pero la sequía le puso un parate al mercado. Datos del portal oficial Siogranos, muestran que en los primeros 20 días de enero se habían comercializado 2,8 millones de toneladas de soja versus los 2,4 millones del mes en curso. Las casi 400.000 toneladas que desaparecieron representan una baja del 14 por ciento.

La pregunta del millón es saber hasta donde subirán los precios en el mercado externo. Ayer en Chicago, el valor tanto de la soja como del maíz se mantuvo estable con bajas casi imperceptibles.

En este contexto, el director de Futuro y Opciones (FyO), Dante Romano plantea una disyuntiva: "con los 10 millones de toneladas de soja de más que tendrá Brasil, ya sirve para cubrir las pérdidas locales y si a esto le suma el alto stock de los EE.UU., podemos decir que la demanda esta cubierta. Con lo cual no habrá más motivos para subas y podría bajar su valor".

Por lo pronto, datos del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), destacan que con las últimas subas el productor recuperó u$s3.257 millones, es decir un 85% de lo que a la fecha no cosecharía.