El precio de la soja quedó ayer en los $6.000 la tonelada, mostrando una baja de 1,6% respecto del valor del viernes pasado, mostrando así su segunda caída consecutiva.

Sin embargo pese a esta merma, "la capacidad logística de algunas fábricas para recibir mercadería en los próximos días resultó conveniente para muchos vendedores, con lo cual se cree que hubo una buena cantidad de contratos negociados", señaló la Bolsa de Comercio de Rosario en su informe diario.

En efecto, sobre datos de portal oficial Sio granos, el viernes con una soja a $6.100, se negociaron alrededor de 137.000 toneladas mientras que ayer con la baja se vieron al cierre de esta edición un volumen mayor: 140.235 toneladas que se espera hoy aumente un poco más puesto que la carga de datos cierra a las 10.

Sucede que como sostuvo la Bolsa, no había cupos en los puertos para la descarga, al destrabarse este se pudo generar más envíos que ante la necesidad del productor por vender concretó el negocio pese a la baja.