La suba de tasas de interés en los Estados Unidos encareció el acceso de emisores de deuda argentinos al mercado internacional para cubrir sus necesidades de financiamiento, y eso forzó a que las compañías tengan que acudir al mercado doméstico. En los dos primeros meses del año los emisores recaudaron 1.300 millones de dólares localmente, cuatro veces más que en el mismo lapso del año anterior.

Durante enero el rendimiento de los bonos a 10 años del Tesoro de los Estados Unidos, indicador a partir del cual se conforma la tasa de interés que deben convalidar los emisores de deuda, se incrementó 38 puntos básicos. En el primer mes del año, explicó un reporte de Research for Traders, tres empresas consiguieron 1.200 millones de dólares en el mercado internacional, el mismo mes en el que el Gobierno nacional emitió 9.000 millones de dólares para cubrir poco más de la mitad de su programa financiero en el exterior. Ya en febrero, ni el soberano, ni las provincias ni privados acudieron al mercado externo.

Esa suba de tasa, entonces, obligó a buscar financiamiento en el mercado doméstico. En el primer bimestre de este año las emisiones locales alcanzaron los 1.300 millones de dólares (7.500 millones de pesos y 115 millones de dólares), abundó Research for Traders. Esa situación no se daba desde la primera parte de 2016, cuando todavía los juicios con los fondos buitre no estaban solucionados y pesaban sobre el país las medidas cautelares del juez Thomas Griesa, que cerraba las puertas del mercado externo.

Según la misma consultora, por la suba en los rendimientos en los títulos públicos norteamericanos, si los emisores argentinos hubieran colocado deuda en la plaza internacional el costo extra sería de un punto y medio de tasa aproximadamente.

Las provincias de Buenos Aires y Chaco tenían planificado salir al mercado externo en la primera parte del año aunque desistieron en ambos casos. Chaco, incluso, tenía pensado hasta hace algunas semanas encarar la colocación en los últimos días del mes, lo que finalmente no sucedió.

A futuro, las empresas argentinas, concluye el informe de Research for Traders, preparan emisiones en el mercado local por otros 5.000 millones de pesos (250 millones de dólares) mientras que las que buscaránfinanciamiento externo planean hasta 3.00 millones de dólares.

Durante febrero, además, el Ministerio de Finanzas se hizo de poco más de 58.000 millones de pesos en dos bonos, 30.000 millones en un título público con cláusula gatillo y otro por 28.300 millones atado al índice CER. A principios de mes, en una operación similar, Finanzas se hizo de más de 70.000 millones de pesos.