El salto del dólar de las últimas semanas se trasladó rá- pidamente a los precios, en especial al de los alimentos, y no tardó en encender la luz de alerta en la cúpula del Banco Central, que salió a intervenir al mercado para sostener la tasa de Lebac y así quitarle atractivo a la divisa estadounidense. De acuerdo con datos de consultoras privadas, la inflación núcleo o subyacente habría superado el 2 por ciento en enero, bastante por encima de los objetivos oficiales, que aspiraban a que no supere el 1,5%.

Un informe de la consultora Elypsis que circuló ayer por las mesas de la City porteña calculó que el IPC Núcleo nacional cerrará enero con un alza de 2,10%, el valor más alto desde abril de 2017 y una variación interanual de 21,80%. ¿Influyó el alza del dólar de las últimas semanas?, preguntó BAE Negocios a Gabriel Zelpo, economista en jefe de Elypsis: “Algo de eso hubo, principalmente en aceites y carnes”, explicó. La inflación núcleo o correpresenta casi 70 por ciento de la canasta del IPC Nacional que mide el Indec. Y registra la evolución de los precios excluyendo los bienes y servicios atados a factores estacionales o externos.

El banco JP Morgan recomendó vender dólares y posicionarse en activos en pesos

“Lo que marca la medición de enero es que la desinflación va a un ritmo considerablemente más lento del que esperaría el Banco Central’, completó Zelpo. Los datos de Elypsis son cercanos a los de la consultora FIEL, que calculó que el IPC Núcleo para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) cerraría enero entre 1,7% y 1,8%. Y coinciden con los de C&T Asesores Económicos, que estima un alza de 2,1% por ciento en la medición CABA/ GBA. “La suba del dólar incidió, sobre todo en alimentos”, explicó el economista Camilo Tiscornia, de esta última consultora.

Con estos números, la meta del 15 por ciento para el IPC en 2018 establecida por el Gobierno el 28 de diciembre parece cada vez más complicada. Ventas del BCRA La intervención del Banco Central en el mercado secundario de Lebac ascendió ayer a 8.000 millones de pesos, según fuentes de la entidad que agregaron que además sumó ventas por otros $4.000 millones en Leliq. Operadores del mercado calcularon que las operaciones en Lebac sumaron ayer un volumen equivalente a 430 millones de dólares, unos 8.500 millones de pesos. La entidad presidida por Federico Sturzenegger había bajado en 150 puntos básicos la tasa de Política Monetaria tras el relajamiento de metas por parte del Poder Ejecutivo. Esos recortes fueron visto como forzados por analistas privados. “No había y no hay espacio para flexibilizar la política monetaria desde el punto de vista de la inflación. Esto queda cada vez más claro. Es un tema de objetivos adicionales”, consideró el economista Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma.

Carry on

El sostén de la tasa de Lebac se combinó además con un informe de la banca JP Morgan, que recomendó a los inversores posicionarse en activos en pesos, en especial en Letes y en bonos vinculados a la tasa Badlar. “El documento de JP Morgan fue muy claro. Recomienda vender dólares y comprar bonos en pesos, de tres meses en adelante. Básicamente, está promocionando el carry trade, cuya tasa en esos instrumentos se ubica entre $6 y $7 en dólares”, calculó Leonardo Svirsky, de Bull Market Brokers. Este doble movimiento del Banco Central absorbiendo liquidez y el JP Morgan jugando fuerte por el carry presionaron a la baja el precio del dólar, que cerró con una baja de 27 centavos ó 1,47 por ciento.

“Las órdenes de venta comenzaron a fluir desde temprano ejerciendo una presión sobre los precios del dólar que reaccionaron con bajas sucesivas en su cotización”, dijo Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambios. Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, habló de una “ola vendedora de inversores por importantes ingresos de la divisa norteamericana y desarme de posiciones de bancos”. En pizarras de la City porteña, la divisa estadounidense retrocedió a 19,71 pesos para la venta, una caí- da de 22 centavos o 1,10 por ciento.