Envuelta en las turbulencias financieras internacionales que días atrás castigaron a otras dos empresas argentinas, la compañía biotecnológica rosarina Bioceres decidió ayer postergar el período de Oferta Pública Inicial (IPO, por sus siglas en inglés), por lo que su salida a Wall Street bajo el ticker Biox todavía no tiene fecha cierta.

"Postergamos por 24 horas el pricing (rango inicial de precio), para no hacerlo en medio de la volatilidad que se registraba", confirmó ayer a la agencia Télam el CEO de esa compañía, Federico Trucco. Precisamente, el promedio industrial Dow Jones se desplomó el lunes 4,60 por ciento y el índice de volatilidad subió a máximos, lo que alarmó a los inversores.

La decisión de Bioceres de postergar y no cancelar la salida a los mercados fue considerada "acertada" y "valiente" por analistas, quienes creen que esta iniciativa podría estar dando indicios de una buena colocación. La empresa procura conseguir unos 100 millones de dólares para financiar la expansión de su negocio.

"Le tocó bailar con la más fea. No es culpa de Bioceres. Y el punto que haya postergado y no cancelado hace pensar que el libro de órdenes no estaría tan mal. Veremos si puede llegar al precio que busca, entre 10 y 12 dólares por papel", consideró Sebastián Maril, de Research for Traders. Precisamente, esta consultora había establecido hace tres semanas un precio inicial de entre 5 y 7 dólares, por debajo del objetivo previsto por la compañía.

Federico Trucco, CEO de la firma, confirmó que postergó por 24 horas el “pricing” por la volatilidad

La postegación de la colocación de acciones de Bioceres fue comunicada ayer a la Comisión Nacional de Valores (CNV). La noticia no tomó por sorpresa al mercado, que ya vio días atrás como otras dos grandes empresas locales argentinas, Corporación América Airports y Central Puerto, debieron bajar sus pretensiones de pricing para conseguir los fondos que buscaban en Wall Street. Bioceres podría encaminarse a una situación similar.

"Fue una decisión muy inteligente. Bien pensado en demorar la salida", coincidió Leonardo Chialva, de Delphos Investment. Esta consultora se ocupó de analizar la IPO de Bioceres fue Delphos Investment, que planteó cuatro escenarios: fracaso, con un precio de 3 dólares; éxito-pesimista, de 3,70 dólares; éxito-base, de 10,6 dólares en línea con el rango establecido por el management de la empresa; y éxito-optimista, de 28,30 dólares descontando una capitalización bursátil de 1101,80 millones.

El destino que Bioceres le dará a los fondos será para cancelar parcial o total de la deuda pendiente al tercer trimestre de 2017, para inversiones en el segmento de semillas y productos integrados, para la expansión comercial de soluciones de biotecnología agroindustrial, para ejercer una opción de compra obligatoria del 9.99% adicional de Rizobacter, y para a cubrir fines corporativos generales y financiar las necesidades de working capital necesarias para respaldar la expansión comercial de los segmentos comerciales, enumeró el informe de Delphos.