La venta de insumos para la construcción dio una mala noticia en junio: cayó 13,9% en la comparación interanual y se sumó al también mal dato de despachos de cemento portland, que habían registrado una contracción de 11,3% en el mismo mes. Además, la variación libre de estacionalidad contra abril no dio señales de piso y tuvo una baja de 0,48%. Los primeros números de junio de la actividad productiva coinciden en mostrar que el PBI no da señales de despegue.

Un informe publicado ayer por la consultora Analytica señaló: "Ni la comparación respecto a igual mes del año anterior ni las variaciones mensuales nos permiten ser muy auspiciosos para con la evolución de la economía en la previa de las elecciones". En ese sentido, los indicadores hacia atrás muestran que el salario real y el crédito presentan caídas inéditas para un período preelectoral. Y los datos hacia adelante no permiten prever un repunte significativo.

En cuanto a la construcción, la venta de insumos publicada ayer a través del Índice Construya marcó no sólo una caída de 13,9% interanual en junio -peor que el 12,9% interanual de mayo- sino además una contracción intermensual de 0,48%. Los despachos de cemento también tuvieron un junio peor que mayo, con una baja de 11,4% interanual el mes pasado. En mayo se había registrado una mejora de 4,6%.

Esos números no permiten adelantar con claridad si junio fue mejor que mayo para el PBI en general pero sí sugieren que no hay despegue significativo en la actividad. Hasta acá, el Indec publicó una mejora de 0,8% en abril contra marzo y la Fundación Germán Abdala una de 0,2% en mayo contra abril. Una recuperación tenue, que lejos está de sacar a la economía del piso. Pero no hay datos oficiales ni privados sobre junio, excepto los primeros indicadores sectoriales.

A estos datos se le suma la caída de los patentamientos de autos en junio, que fue de 44,4% interanual, y que además sumó también un deterioro contra las ventas de mayo, con una merma de 2,2% intermensual desestacionalizada.

Por último, para consolidar la visión de un junio sin despegue de la actividad, cabe remarcar la contracción interanual de 2,4% de la recaudación tributaria en términos reales, con baja de 8% real del IVA impositivo, buen indicador de los niveles de consumo. Justamente ese componente clave de la demanda agregada, el consumo de los hogares, será el que habrá que mirar de cara a octubre, aunque no se espera una suba significativa ni del salario ni del crédito.

Desde Analytica destacaron: "Los datos adelantados de junio de cemento y producción automotriz, con caídas fuertes, nos hacen pensar que la tranquilidad cambiaria que permitió recuperar parte de lo perdido a principio de año, no tenga una continuidad fuerte de cara al segundo semestre".