De acuerdo con la proyección del sector comercial, las ventas de vehículos cero kilómetro rondarán las 70.000 unidades en noviembre, con una suba del 20% interanual, aunque existe un fuerte malestar por la baja rentabilidad derivada de la avalancha importadora de Brasil. Fuentes de las concesionarias aseguraron a BAE Negocios que, si bien este año cerrará muy cerca de las 900.000 unidades vendidas, “el margen sigue siendo muy bajo. El segundo año de más matriculación en la Argentina tendrá la particularidad de ser uno de los peores años de rentabilidad”. En el mercado actual, entre el 70 y 73 por ciento de los vehículos comercializados son importados, y dentro de este universo, el 70% proviene de Brasil, indicaron las fuentes. “Los concesionarios están muy críticos con este modelo. La avalancha de Brasil deteriora el margen de ganancia, y a eso se suma la elevada presión impositiva”, completaron. Como en noviembre y diciembre, el comprador ya planea postergar su adquisición para tener el modelo del año siguiente, las ventas empiezan a mermar. En octubre pasado, se habían concretado 76.096 patentamientos, aunque frente al mes de noviembre de 2016, el salto es del 20% teniendo en cuenta que hubo 58.078 vehículos que se vendieron en el país. Desde la industria autopartista remarcaron que la preocupación central hoy en día pasa por las crecientes importaciones desde Brasil, y por el nivel de la producción argentina. Una fuente automotriz dijo que si este año se llega a los 900.000 patentamientos, habría unos 490.000 vehículos nacionales y más de 400.000 importados, una proporción que enciende las alarmas en el sector. Como en estos once meses del año la importación de vehí- culos creció exponencialmente, el flex acordado con Brasil (quedó en 1,5 dólares) fue incumplido por varias de las terminales. El Gobierno amenazó con obligarlas a constituir garantías para que cumplan el convenio, pero todavía no instrumentó la norma.