La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió hoy sobre el riesgo a la "complacencia" ante la aceleración en el crecimiento económico mundial, que el organismo prevé de 3,9 por ciento este año, y alertó sobre la existencia de fuentes de incertidumbre, como el aumento "preocupante" de la deuda en muchos países. 

"El crecimiento global se aceleró desde 2016 y todas las señales apuntan a un continuo avance este año y el próximo", dijo Lagarde en una conferencia de prensa en la víspera del inicio del Foro Económico de Davos, Suiza, donde el FMI presentó la actualización de las perspectivas económicas. 

El organismo internacional revisó al alza sus previsiones de crecimiento económico mundial hasta el 3,9 por ciento en 2018 y 2019, dos décimas más que lo pronosticado tres meses atrás. 

Pese a las buenas cifras, Lagarde subrayó que "sería un error que nos sintiéramos satisfechos o complacientes; mucha gente quedó afuera de la recuperación y una quinta parte de los emergentes vieron caer su renta per cápita en 2017". 

Además, apuntó que la recuperación es "mayoritariamente cíclica" e insistió en que sin reformas se volverá a los problemas que desencadenaron la crisis financiera.  Lagarde destacó que existe incertidumbre para este año, ya que el largo período de tasas de interés bajas "llevó a niveles de vulnerabilidad acumulada en el sector financiero".

"Hay un aumento preocupante de la deuda de muchos países y debemos estar atentos", agregó la economista, una de las siete mujeres designadas este año para ejercer la copresidencia del Foro Económico de Davos. 

La funcionaria de origen francés señaló que "deben hacerse reformas estructurales, tomar medidas para un crecimiento a largo plazo, rebajar la deuda en los ámbitos en que esté muy alta y reinvertir en la economía a través de infraestructura y un gasto social efectivo". 

Lagarde reiteró que el crecimiento debe ser "más inclusivo" y que es necesario entrenar a los trabajadores desplazados o que van a ser desplazados por la tecnología, además de pedir por "nuevas oportunidades para los jóvenes y las mujeres". 

Por otra parte, exhortó a los líderes mundiales a participar de una "cooperación internacional robusta si vamos a abordar un problema compartido, y esto incluye luchar contra la corrupción, mejorar el sistema de intercambio internacional, atacar la evasión fiscal y abordar el problema del cambio climático". 

El World Economic Forum reunirá entre mañana y el viernes a la élite política y financiera mundial en Davos bajo la consigna "Creando un futuro compartido en un mundo fracturado".