Los papeles locales cayeron ayer hasta 4,6% en la Bolsa de Nueva York, afectados por una nueva ola de ventas sobre papeles emergentes, pero también por circunstancias domésticas ligadas al Presupuesto 2019, al FMI y a la licitación de Letes en dólares que cierra hoy.

"La desconfianza regresa al centro de la escena, dentro de un clima de marcada volatilidad. Los operadores vuelven a observar un clima más adverso hacia los emergentes -con salida de capitales y depreciaciones de sus monedas-, el cual resulta inoportuno frente a los importantes desafíos locales -económicos y políticos- por delante", desarrolló el analista Gustavo Ber.

El ADR de Transportadora de Gas del Sur fue el más castigado en Wall Street, con una baja de 4,6%, seguido por el de Banco Macro (-4,1%), (Pampa Energía (-3,8%), Despegar (-3,2) y Supervielle (-3).

La merma se reflejó en la Bolsa porteña, donde el mercado mostró malestar por la falta de definiciones sobre los detalles del nuevo acuerdo con el FMI y el Presupuesto 2019. "Muchos inversores decidieron dar un paso al costado, debido a la incertidumbre que está generado el tema Presupuesto", agregó el analista Eduardo Fernández, de Rava Sociedad de Bolsa.

En el panel líder de la plaza local, Petrobras Brasil fue el papel más castigado, con una merma de 3,27%. El castigo de los inversores también se extendió a los títulos públicos, que también sufrieron retroceso, aunque con resultados dispares. El riesgo país, que registra el diferencial de tasa entre los bonos soberanos y similares de los Estados Unidos, quedó en la zona de los 740 puntos básicos.

"El ensayo de recuperación de los activos domésticos de fines de la semana pasada se está evaporando rápidamente, aún cuando todavía los inversores confían en que el nuevo acuerdo con el FMI y el Presupuesto 2019 tendrán una resolución favorable a corto plazo", completó el analista Ber.