Desaparece el fondo de la soja

El FFS fue creado en el año 2009 ante el conflicto entre el Ejecutivo y los gobernadores por las retenciones a la soja, un impuesto que no se coparticipa. En ese entonces, las provincias “sólo recibían la cuarta parte de la recaudación de impuestos nacionales”, justificó Hacienda. “Gracias a decisiones adoptadas por el Gobierno Nacional, las Provincias han pasado a recibir en la actualidad un tercio de los recursos nacionales y continuarán aumentando su participación en los próximos años, lo cual torna innecesaria la continuidad de este mecanismo de compensación”, argumentó la cartera conducida por Nicolás Dujovne en un comunicado. 

Recortan reintegros a exportadores

Se reduce un 66% el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación, de acuerdo a un esquema diferenciado por producto. “Los reintegros a la exportación justifican su existencia en la vigencia de impuestos indirectos que se acumulan durante el proceso de producción y que no tienen una devolución al exportarse”, reza el comunicado. La reforma tributaria y el pacto fiscal, que reducen los impuestos al cheque y a los Ingresos Brutos, permite reducir los reintegros. El ahorro fiscal de esta medida es de $ 5.000 millones en 2018 y $ 29.000 millones en 2019.

Postergan rebaja de retenciones

Se mantiene la baja prevista en la alícuota de los granos y se suspende por 6 meses la baja establecida para aceites y harinas. Las alícuotas a la soja se vienen reduciendo de forma sostenida, desde el 35% en 2015 para el poroto de soja al 26% actual, previendo su convergencia al 18% en diciembre de 2019. En cuanto al aceite y las harinas, la alícuota se redujo desde el 32% en 2015 al 23% actual y también convergerá al 18% en diciembre de 2019. Los ingresos adicionales para la Nación por esta medida son de $ 1.500 millones en 2018 y $ 12.000 millones en 2019.