El sector de las fintech, esto es, las empresas de base tecnológica que ofrecen servicios financieros, experimentó en el país un crecimiento de 120% en el último año gracias a la conquista de clientes rechazados por los bancos tradicionales y por la oferta de nuevos productos, que van desde criptomonedas a posibilidades de inversión con alta rentabilidad.

Receptoras de clientes descontentos con “la burocracia bancaria” o de aquellos que no están dentro del sistema tradicional, las fintech comienzan a ganar mercado, algo que se refleja tanto en el volumen de sus negocios como en los reclamos de cámaras como la Asociación de Bancos de Argentina (ABA), que las consideran una “competencia” que no tiene las mismas “reglas del juego”. 

"El promedio de crecimiento del sector es muy fuerte y está en un promedio de 120 por ciento en el año. Hay algunas gigantes que aumentan a 50 y otras medianas a un 350, pero es muy importante”, señaló hoy el vicepresidente de la Cámara de FinTech y CEO de Afluenta, Alejandro Cosentino.

Las explicaciones del fenómeno son variadas, pero en general se referencian en una combinación de velocidad y transparencia aportadas por tecnología, nuevos productos como criptomonedas y el acceso a crédito e inversión. 

"Hay, por ejemplo, monotributistas y autónomos a los que los bancos casi ni los atienden o lo hacen mal. Por otra parte, hay otros a los que atienden sólo mirando el Veraz, entonces quizá ven que pediste cuatro créditos y no te quieren prestar. Pero quizás lo que querés es un crédito que te permite comprar una máquina que te va a permitir pagar ese y los otros créditos, pero no te prestan”, señaló Cosentino.

El otorgamiento de créditos es uno de los principales atractivos del universo fintech, ya que no sólo tiene en cuenta variables tradicionales a la hora de evaluar la capacidad de pago de un solicitante, sino que además otorga tasas atractivas a aquellos que invierten. 

"Argentina es un lugar extraordinario para las fintech: la tasa de préstamo sólo alcanza al 14% del PBI y eso es bajiísimo. Si no hay crédito no podes cambiar el auto, comprar la casa, cambiar la máquina de la empresa, no podes desarrollar la economía. Si descartas a los no bancarizados y aquellos que no son aptos, más del 70% de los argentinos no pueden acceder, las fintech vienen a mejorar eso”, explicó Cosentino. 

En ese sentido, sostuvo que los bancos tradicionales “prestan con plata de depósitos pero no dan un rédito a esas personas”, y que en el caso de las fintech “se puede dar, según la inversión elegida, una rentabilidad de 42% anual para el que presta”. 

"También hay un corrimiento de productos bancarios para aquellos que quieren lo instantáneo, que no haya burocracia, que lo atiendan bien. Hay que pensar que para pedir un préstamo no te atienden por teléfono, tenés que ir a la sucursal, que te den los requisitos, juntar los papeles y después, otro día, entregarlos y esperar. Acá los formularios se llenan desde el celular en tres minutos y cerca de 24 horas después se sabe si se aprueba”, agregó.

Sebastián Serrano, CEO de Ripio -una de las empresas argentinas más importantes en transacciones con Bitcoin-, dijo que el “corrimiento” de clientes del banco a una fintech “no explica todo el fenómeno”, ya que estas nuevas empresas no sólo acojen a aquellos que se caen del sistema tradicional con productos similares sino que “ofrecen servicios que son nuevos y que no existían como es el acceso a criptomonedas”.

"Es un proceso de largo plazo. Es difícil que bancarizados se vayan, que dejen de usarlos. Pero si se puede pensar en que los más jóvenes nunca vayan a los bancos tradicionales”, comentó Serrano. 

A principios de noviembre, Ripio consiguió alrededor de 37 millones de dólares (en una divisa virtual) para crear Ripio Credit Network, una red de créditos que conectará prestamistas y prestatarios en todo el mundo, sin importar que utilicen distintas monedas. El sistema utilizará contratos inteligentes y una “criptoactivo RCN”, que podrá cambiarse en monedas de curso corriente.

"Lo más disruptivo está en la creación de servicios y mercados que no existían. Estamos trabajando en la red descentralizada de crédito a escala global con contratos inteligentes. algo programable y online. Ademas las criptomonedas van a crear mercados para cualquier cosa, que el sistema financiero no dan”, señaló Serrano. 

Muchos de estos desarrollos están apoyados en el blockchain, una especie de libro de contabilidad prácticamente inalterable y transparente distribuido en miles de computadoras al rededor del mundo en el que se asientan transacciones o documentos. 

"Que el bitcoin -que se apoya en blockchain- valga 10.000 dolares demuestra que llegó para quedarse, pero aun falta mucho, sobre todo desde la posibilidad de da. acceso a que todos puedan llegar a él”, agregó. 

El crecimiento de las fintech no pasa desapercibido, por eso hoy el presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario, pidió durante un seminario “las mismas reglas” de juego.

"Están manejando depósitos de terceros y su capacidad de prestar es a costa del depósito transaccional que queda en el medio” de cualquier operación financiera que realiza, cuestionó.