La zona núcleo productiva cosechará un 34% más de soja que el año pasado, con más de cinco millones de toneladas en esta campaña 2018-2019.

"Las lluvias del fin de semana frenaron la ola de calor y el 92% de la región recibió más de 30 mm. La expectativa de rindes de la oleaginosa ahora alcanza los 4000 kilos por hectárea y la región produciría 20 millones de toneladas de soja", indicó la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

A partir del mañana y hasta el martes 5 se prevé que un sistema frontal frío avance por la región central del país provocando el desarrollo de lluvias y tormentas de variada intensidad, sostuvo el informe de GEA.

"La mejor condición que muestra la oleaginosa sube el rinde promedio de la región y pasa de los 3800 kilos por hectárea a los 4000 kilos. La soja se alza con un millón de toneladas más respecto de lo estimado hace una semana y se cosecharán 5,1 millones de toneladas más que el año pasado", manifestaron los autores del reporte.

A pesar de los excesos de agua, en algunos sectores con más de 100 mm, la oleaginosa resultó muy beneficiada.

"Ahora, con reservas suficientes de humedad, la soja de primera terminará el llenado de granos sin limitantes. Para las de primera tardías fue vital que llueva para afirmar su potencial y en sojas de segunda regulares fue aún más importante, la presión de la falta de agua estaba incidiendo en la mortandad de plantas", precisaron.

De todas maneras, la ola de calor de la semana pasada dejará secuelas en algunos sectores; para los cuadros que se mantenían en mejor estado, las lluvias subieron los rindes estimados.

Las mínimas se registraron el martes 26 de febrero, la temperatura bajó hasta los 6,2 C° en Chacabuco y Junín, provincia de Buenos Aires.

En tanto, no generaron daños en los cultivos "pero asusta tener estos registros ya en febrero: cultivos de segunda como soja y maíz — este último en excelente condición y altísimas posibilidades productivas— dependen de que no se repitan estos eventos de bajas temperaturas", dijeron en GEA.

Por el mal estado de los caminos, se atrasa la cosecha de maíz en el centro-sur de Santa Fe.