Mientras el mercado cambiario parece haber encontrado un momento de relativa calma, apuntalado por tasas extremadamente altas y una sequía de pesos asfixiante, la demanda de billetes por parte de minoristas también da signos de haber superado el momento de furia. Así lo entienden los bancos más activos en el segmento minorista, que hace poco más de un mes aceleraron la importación de billetes estadounidenses para hacer frente a eventuales retiros por parte de sus clientes y hoy, no sólo frenaron con esa operatoria sino que hasta algunas entidades empezaron a exportar parte de sus dólares.

"En los últimos días del mes pasado el mercado se puso neto comprador en sucursales. Todos querían comprar o retirar. Ahora, se redujo mucho la demanda minorista y hemos tenido días que en el neto terminamos comprados en sucursales, algo que nunca pasaba", comentó el jefe de la mesa de uno de los tres bancos que más opera en el mercado de cambios.

Desde uno de los bancos que suele importar billetes tanto para cartera propia como para abastecer a otras entidades explicaban que se frenó al mínimo el pedido de dólares por parte de las entidades y que hasta hubo operaciones puntuales de exportación, liderada por uno de los bancos más fuertes en el mercado retail, que en su momento se sobreestockeó de billetes y ahora tenerlo inmovilizado le genera pérdida. No es una tendencia ni mucho menos, pero es un hecho puntual que refleja cómo se redujo fuertemente la fiebre por el dólar en las calles de la city.

En concreto, el billete de dólar al banco sólo le sirve para responder ante el retiro de sus ahorristas o, en el caso de préstamos a exportadores, sólo para quien quiera retirar los dólares por ventanilla, que son los menos ya que la mayoría usa los dólares acreditados en su cuenta a través de transferencias bancarias. Al banco le ocupa parte de su limitada Posición General de Cambios (PGN), pero no le puede sacar rendimiento como sí da a un bono en dólares, ni puede pasarlo a pesos en caso de querer apostar por la tasa que ofrece el Banco Central por sus Leliqs. De la otra forma, al exportarlo, en 48 horas tienen los dólares en su cuenta y desde ahí ya pueden usarlo para lo que sea.

"Lo están inmovilizando y no lo están colocando. Encima se quedan con moneda extranjera ahora que el precio está bajando y no pueden hacer nada para pasarse a pesos. Entonces lo venden y lo devuelven a Estados Unidos", comentó el gerente de un banco local.

En rigor, se pueden resumir tres factores que hacen que los bancos hoy tengan sobrante de billetes de dólares: se redujo la venta a minoristas, muchos de los que estaban dolarizados están saliendo a vender esos billetes para afrontar gastos corrientes en pesos; y por último, con el precio del dólar blue por debajo del oficial, muchos clientes pequeños que solían ir al mercado paralelo ahora lo venden en el mercado oficial ya que algunos bancos están pagando mejor que muchos cuevas.

Los números del Banco Central muestran que el goteo de fondos de depósitos en dólares se frenó a mediados de septiembre y desde ahí se mantiene prácticamente en los mismos niveles. La caída, de hecho, comenzó el 28 de agosto, cuando el stock de depósitos en dólares del sector privado llegó a su pico de u$s28.564 millones y hasta el 13 de septiembre se fueron más de u$s1.622 millones. Desde ahí comenzó a recuperarse y finalmente en el balance de septiembre se terminó achicando la sangría a u$s812 millones. Ahora, y desde el 20 de septiembre, el stock está prácticamente congelado en torno a los u$s 27.200 millones

El costo de importar billetes de dólares para los bancos es de aproximadamente 20 centavos de pesos por cada dólar, incluyendo la comisión del despachante de aduanas, el traslado del dinero en camiones de caudales y otros gastos de comisión. O sea, si el dólar se vende a $37,60, los bancos se hacen de billetes a $37,80. El BCRA ofrece a los bancos dólar billete a un menor costo, pero sólo vende de a fichas de 1,6 millón de dólares. En ese caso el BCRA entrega los dólares mediante canje, y el banco tiene que acreditar los mismos dólares en la cuenta que el Central tiene en Nueva York. "El costo es solamente de logística", explican en el mercado. Claro que para muchos bancos comprar u$s1,6 millón es mucho entonces un bancos compra y luego le vende de a tramos a las entidades más pequeñas.

A todo esto, el BCRA ofrece la posibilidad de abastecer al mercado, pero no compra a los bancos en caso de que quiera devolver parte de sus dólares. En la última semana algunos bancos hicieron operaciones puntuales de exportación de billetes, algunos porque se habían sobreestockeado con lo que ofrecía el BCRA. Ahora, con los billetes congelados en sus bóvedas a tasa cero, no sólo les genera pérdida sino que ven pasar por sus narices tasas que rondan el 75%.