Durante la cumbre que mañana y el miércoles sostendrán los cancilleres y ministros del Mercosur con representantes de la Unión Europea (UE), en Bruselas, el eurobloque elevará una nueva oferta de productos con una muy leve mejora en carne vacuna y etanol, lo cual podría detener la negociación.

Mientras fuentes de la Cancillería habían confirmado ayer a BAE Negocios que la UE presentaría una oferta mejorada, negociadores del Mercosur detallaron más tarde que el muy escaso volumen de 70.000 toneladas de carne vacuna (ofrecido en octubre), apenas pasará a entre 90.000 o 100.000 toneladas, lo cual será seguramente rechazado por los sectores agropecuarios. Las entidades privadas del Mercosur aspiran a conseguir una cuota muy distante de 350.000 toneladas.

Desde el Palacio San Martín admitieron que "si la nueva oferta no es considerada un piso para seguir las conversaciones, podría no seguir la negociación. Dependerá de la evaluación que realicen todos los actores esta semana". Uruguay ya adelantó, por caso, que si la mejora no es significativa hay que suspender las reuniones interbloque.

En un escenario de estancamiento, el tiempo será un factor clave ya que para la Comisión Europea "la ventana (para las negociaciones) se cerrará pronto, porque Brasil está preparándose básicamente para las elecciones y si perdemos el impulso actual perderemos varios años". Aunque el Gobierno no lo menciona, la UE dio a conocer que el tope para firmar al menos un acuerdo político es el 31 de marzo, ya que por ley en Brasil, las autoridades no pueden sellar acuerdos internacionales nueve meses antes de que asuma el nuevo gobierno, algo que está previsto para el 1 de enero del 2019.