A través de una nueva normativa, el directorio del Banco Central dispuso que en toda documentación vinculada a la contratación de préstamos los bancos deberán identificar el Costo Financiero Total (CFT) con una tipografía cinco veces mayor a la utilizada para el resto de la información.

De ese modo, explicó el organismo monetario, a la hora de firmar, el cliente podrá ver destacado con facilidad cuál es el CFT del crédito, que además de la tasa de interés incluye las comisiones y cargos vinculados con la operación que determinarán la cuota a pagar.

La obligación de mostrar el CFT con una tipografía cinco veces mayor (conservando todas las proporciones de espesor de trazos, alto y ancho) ya regía desde 2016 para la publicidad gráfica y audiovisual. Lo que hace ahora el BCRA es extender este requisito a los documentos de contratación de préstamos, "con el objeto de dotar de mayor transparencia a la operación y proteger al usuario a la hora de tomar decisiones", según indicó en un comunicado.