Con las dos subas en la tasa de referencia que el Banco Central realizó desde el 24 de octubre los bancos aceleraron el desarme de las Lebac que tenían en cartera y se volcaron de lleno a los pases, una tendencia que se profundizó el 7 de noviembre, cuando el organismo monetario aplicó el último de esos dos aumento, que fue de 100 puntos básicos.

Según los datos del BCRA, desde el 7 de noviembre la tenencia de Lebac en manos de los bancos pasó de los $363.259 millones a $327.826 millones, una baja de $35.453 millones, o un 9,75%. En paralelo, en ese mismo lapso el stock de pases pasivos -son pesos que los bancos le prestan al BCRA, mayormente a un día, dejando un título como garantía- pasó de $41.529 millones a $90.838 millones, un aumento de $49.309 millones, o más de 118 por ciento.

Ocurre que hasta el 24 de octubre la tasa de los pases pasivos a un día se ubicaba en 24,25%, lejos del casi 28% anual que el organismo monetario pagaba en el mercado secundario por las Lebac a un mes. Pero ese día, el Comité de Política Monetaria del BCRA decidió subir 150 puntos básicos la tasa de pases, a 25,75% y en su siguiente reunión, el 7 de noviembre, volvió a aumentarla, hasta llevarla al 26,75%. En esos días, el rendimiento de la Lebac acompañó el recorrido en el mercado secundario, pero no en la misma magnitud con la que se movió la tasa de pases.

"Estaban muy desarbitradas las tasas de los instrumentos de política monetaria", explica un economista. Del stock total de pases, cerca del 75% está en manos de bancos públicos, una cifra que se mantiene pareja desde mitad de año.

Desde la mesa de dinero de un banco local reconocen que muchas entidades -en su mayoría las públicas- comenzaron a administrar su liquidez de corto plazo yendo a los pases, y redujeron su tenencia de Lebac. También destacaron que el desarme de las letras del BCRA había comenzado hace más de un mes, como una forma de afrontar la incipiente, pero mayor demanda de crédito del sector privado. En su último informe sobre bancos, el BCRA destacó la reducción de la tenencia de Lebac que se registró en septiembre y detalló que "estos fondos se canalizaron mayormente al incremento del crédito al sector privado en moneda nacional".

En los primeros días de septiembre, de hecho, los bancos tenían en cartera un 38% de los $1.034.804 millones de Lebac que había en circulación y hoy, que el stock total aumentó a $1.141.724 millones, la participación del sistema financiero apenas llega al 28,7%.