Los bonos provinciales registraron en promedio bajas de entre el 20% y el 50% tras las elecciones primarias y golpearon con mayor dureza a los bonaerenses, que se llevaron la peor parte, al quedar incluso por debajo de los títulos emitidos por el gobierno nacional.

"Se presenta interesante aprovechar los menores precios y mayores tasas de los bonos de la provincia", evaluó Balanz en un reporte difundido ayer. Es que estos papeles "representan un riesgo similar" al de los soberanos, pero cotizan a un precio inferior.

Por el contrario, la firma consideró que "los bonos de la Ciudad de Buenos Aires, especialmente los que vencen en 2021, y los de la provincia de Sante Fe se presentan como los más atractivos".

"Para los inversores más agresivos, en busca de retornos más interesantes, resultan atractivos los bonos de Córdoba y Mendoza, dónde preferimos el Pdcar21", añadió el informe, aunque aclaró que en este último distrito aún queda por resolver la disputa por la gobernación, "lo que incorpora mayor incertidumbre relativa".