Los empresarios llegarán este mediodía al Centro Cultural Kirchner con un “alto optimismo” por las medidas que podría anunciar el presidente Mauricio Macri en el esperado espacio de diálogo a partir del fortalecimiento del poder político del Gobierno que le otorgó el resultado electoral obtenido ocho días atrás. Y si bien no esperan cambios drásticos en la economía, demandaron medidas concretas que den “previsibilidad” al mundo de los negocios para que “no quede todo en una foto de una supuesta unidad”.

Fuentes empresarias consultadas por BAE Negocios reconocieron que la convocatoria sirvió para adelantar los contactos entre dueños de empresas y sindicalistas para concretar los acuerdos sectoriales que se apliquen en concreto en los puestos de trabajo. Todos coincidieron en la necesidad de aprovechar el momento político para concretar las promesas de diálogo y resolución de confl ictos de fondo.

“Vamos con mucha expectativa. Esperemos los anuncios”, enfatizó el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Gustavo Weiss, que representa al sector que más creció durante 2017 y que explicó gran parte de la dinamización de la actividad económica del año gracias a la inversión de la obra pública.

Por su parte, el jefe de la UIA, Miguel Acevedo, confi rmó que los industriales asistirán con la esperanza de escuchar anuncios en términos impositivos. “Es importante dar previsibilidad al futuro de los impuestos o el blanqueo laboral porque de eso dependen, en gran parte, los costos que no podemos modificar adentro de una fábrica para ser competitivos”, le dijo a este diario.

Los representantes de las entidades más poderosas del país reiteraron destacaron que el clima de negocios es positivo a partir de un escenario político que dejó atrás la incertidumbre de gobernabilidad, pero admitieron que “las inversiones llegarán en el momento en que existan medidas concretas que hagan palpable la viabilidad de las inversiones”.

Fuentes del sector privado confiaron a este diario que inversores internacionales “están mirando a la Argentina con ojos muy optimista”, y destacaron que no se tratan solamente de la parte fi nanciera, que siguen existiendo hay de todos modos, sino que son industriales”.

“Por ahora los costos no dan. Hay que ver qué hacen los impuestos. Acá (en sus países de origen) se cobran en el borde del vaso, ustedes en la base, y son destructivos. Por ahora, la cuentita no nos da”, le confesó un ejecutivo de una empresa multinacional -que sigue con atención los movimientos locales- a un empresario de una alimenticia argentina.

La reducción de Ingresos Brutos que anunciaron las administraciones porteñas y bonaerenses puso un hito en el horizonte empresario. “Se necesita algo que sea creíble para saber cómo se va a financiar. Si te dan eso, a pesar de que no den las cuentas, habrá inversiones importantes”, destacó otra fuentes consultada.

Sin embargo, existen otros puntos grises: la reforma de la ley de ART se sigue demorando en provincia de Buenos Aires -se quejan de que la gobernadora María Eugenia Vidal consiga los votos para aprobar el Presupuesto pero no para la adhesión de la legislación nacional-; el ritmo inconstante de la tasa de interés como método de controlar la inflación pero desfinanciando la inversión; y el ausentismo, oscilante en el 10% que es “imposible de pagar por una pyme en la actualidad”.

  • Elogian la proyección a la baja de los impuestos

Los industriales de la UIPBA elogiaron el alivio de la presión impositiva a las industrias bonaerenses a partir de la reducción de los Ingresos Brutos, y destacaron la importancia del diálogo abierto con las autoridades provinciales al sostener que “genera beneficios para las pymes a partir de la gradualidad elegida por el Ejecutivo”.

El presidente de la UIPBA, Mario Gualtieri, afirmó que la decisión “permitirá a los industriales trazar planes a mediano y largo plazo ya que se crean las condiciones de previsibilidad en las inversiones, algo muy necesario para los proyectos de desarrollo de fábricas que demandará mano de obra calificada”.

El titular de la entidad que reúne a las fábricas bonaerenses enfatizó en la importancia de “tener un diálogo abierto y franco con las autoridades de la Provincia de Buenos Aires, para atender las urgencias puntuales, pero especialmente para crear las mejores condiciones de negocios”.

“Todo el diálogo se ve coronado con las decisiones que se están tomando desde el Ejecutivo provincial para ir llevando las soluciones necesarias que las pymes industriales necesitan”, enfatizó.