Si bien depositan sus expectativas en el 2018 de la mano de una reforma laboral e impositiva, los principales directivos del canal supermercadista dejaron muy en claro ayer que este año las ventas cerrarán en promedio por debajo de 2016, con varias críticas a la presión tributaria, la informalidad, el costo del empleo y la logística.

Durante las jornadas anuales organizadas por la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), en La Rural, quien resultó más severo en sus cuestionamientos fue el gerente general de Jumbo Retail, Matías Videla. “La situación del sector es compleja y eso condiciona inversiones. Seguimos sin ver luz; hay que decir las cosas como son, con los impuestos más caros de la región por lejos”, señaló el directivo. Videla comparó el IVA del 21% en la Argentina, con el 19% en Chile; “el 35% de Ganancias con el 24 al 28 por ciento en otros países de América Latina, más un invento argentino como Ingresos Brutos con el 4,6 por ciento”.

En este sentido, el representante de Jumbo finalizó preguntándose: “¿Qué va a hacer la política para que las inversiones no se vayan a Brasil?”. Y dirigiéndose al auditorio, interrogó: “¿Donde pondrían una planta, un supermercado, con estos costos laborales”. Más tarde, fue el turno del panel que compartieron Alfredo Coto, titular de COTO; Federico Braun, La Anónima; Daniel Fernández, Carrefour Argentina; y Agustín Beccar Varela, gerente general de Walmart Argentina.

Aunque Coto señaló a BAE Negocios que este año cerrará con una suba de ventas del 4/5% y será el único “brote verde”, Braun y Fernández dieron el panorama general. El presidente de Carrefour Argentina dijo que “es un momento delicado, difícil, con dos años de pérdidas de volúmenes. La gran mayoría va a perder, y hay una necesidad de respuesta más inmediata por parte del Gobierno”. Braun, por su parte, señaló que “los balances son rojos por una combinación de factores. Pérdida de poder adquisitivo desde la devaluación de diciembre 2015, y tasas de interés positivas donde conviene ahorrar y esto afecta el consumo”.

Mientras Beccar Varela afirmó que hay un “incentivo a la informalidad muy grande”, Braun insistió en que “Ingresos Brutos es el más bruto de los impuestos. Y tenemos tasas municipales que todos los días suben. El gobierno tiró buenas ideas pero todavía son proyectos”.