Mientras la renovación de la deuda de corto plazo en dólares es clave para el sostenimiento de las reservas y la confianza en el programa financiero, los vencimientos de deuda en pesos serán claves para el objetivo oficial de sostener la estabilidad cambiaria a lo largo de la campaña electoral.

Los próximos rounds ante tenedores de Letras Capitalizables en pesos (Lecap) y Letras atadas a la inflación (Lecer) serán el viernes 26 de julio, a dos semanas de las PASO, y el martes 27 de agosto, con el resultado de las primarias ya sobre la mesa.

En caso de que las tensiones cambiarias crezcan, tal como espera el mercado, el Banco Central enfrentará paradas importantes los días de vencimientos que pondrán a prueba su poder de fuego. Es que los pesos que se liberen de estos instrumentos y no se hayan renovado podrían dolarizarse y sumar presión alcista sobre la divisa.