El presidente Mauricio Macri mantuvo reuniones durante todo el día en la quinta de Olivos con la mesa chica del Gobierno para pulir los detalles de las medidas fiscales que se anunciarán el lunes y estudiar una reestructuración del Gabinete.

El encuentro comenzó cerca de las 10:00 y participaron la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba.


Luego de una semana por demás agitada debido a la fuerte suba del dólar, que arrancó en 31,54 pesos y cerró en 37,99 tras haber tocado el techo de los 41, y a rumores de cambios en el Gabinete, el jefe de Estado recibió a los funcionarios y dirigentes más allegados para analizar los pasos a seguir.

Si bien la reunión fue hermética, el Gobierno solo deslizó que la idea era pulir los detalles de los anuncios en materia fiscal que incluirán cambios en las retenciones a las exportaciones agropecuarias. Luego de los anuncios, Dujovne viajará a Estados Unidos para renegociar el acuerdo con el FMI.

No obstante, también trascendió que Macri analiza la reestructuración del Gabinete nacional que tendría dos objetivos: continuar con el recorte del gasto público y enviar una señal política luego de que durante la semana se esparcieran versiones sobre salidas abruptas de funcionarios.

En ese contexto, quien quedó en situación de mayor debilidad fue el jefe de Gabinete, Marcos Peña, más aún si se confirma que se alejarán sus dos principales funcionarios, los vicejefes Gustavo Lopetegui y Mario Quintana

A la tarde pasaron por Olivos el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó,  y hoy domingo sería el turno de los referentes de las fuerzas aliadas, el radicalismo y la Coalición Cívica y de los gobernadores oficialistas.