El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, vendió las acciones que poseía de la cadena  Farmacity a casi 1.000 días después de ingresado a la administración pública. 

El funcionario ya había adelantado su decisión en mayo. Finalmente, casi tres meses después, el Gobierno dio a conocer la decisión a través de un comunicado. 

"De ese modo, dio cumplimiento al compromiso público que había asumido meses atrás, según el cual vendería la totalidad de su participación accionaria antes de fines de 2018", afirma el documento. 

Según informaron, el total de los títulos que poseía -alrededor de un tres por ciento- fue adquirido por otros accionistas de la compañía el último 15 de agosto. 

Quintana había sido cuestionado por la tenencia de las acciones de la empresa por un posible conflicto de intereses con su puesto en la función pública e incluso había sido imputado.