Como consecuencia de la eliminación de ciertos aranceles en Tierra del Fuego y la incertidumbre por la entrada en vigor de rebajas en esos derechos, la fabricación de notebooks, tablets y PC prácticamente desapareció y en otros rubros de electrónica, la baja de la producción fue muy importante.

El caso emblemático es que, según datos del Indec, se pasó de 290.000 productos informáticos ensamblados en 2016 a apenas 16 el año pasado, producto de la decisión del Ministerio de Producción de eliminar el arancel en informática. Las fuentes privadas consultadas aseguraron que al menos en Tierra del Fuego la baja del precio fue menor y criticaron que "se haya desmantelado la estructura industrial por una cuestión de abrir la importación para bajar precios".

Asimismo, las cámaras fotográficas bajaron su fabricación un 80% respecto al 2016, al tiempo que los aires acondicionados y los televisores bajaron 12% y 9%, respectivamente. En estos últimos casos, la situación se prevé peor para este año.

"En esta clase de bienes, el menor consumo y la caída de la fabricación tienen un vínculo con la decisión del Gobierno de bajar gradualmente los aranceles para importados", apuntaron desde la industria. Desde 2018 se reduce del 17% al 10,5% el impuesto interno para los productos importados (hasta llegar a cero en 2024) y de 6 al 0% para los nacionales.

La gobernadora Rosana Bertone firmó con el Gobierno nacional, la UOM y AFARTE un acuerdo que dejó sin efecto la eliminación inmediata de los impuestos internos. En un principio, el Ejecutivo iba a llevar a cero el arancel para toda clase de productos electrónicos desde enero.