El dólar se ubicó hacia al final de la semana en ARS  65,66/65,86, registrando una fuerte suba de 70 centavos respecto la semana anterior. Mientras el dólar implícito entre la compra y venta de bonos aceleró fuertemente las subas que registró las semanas anteriores y se ubicó cerca de ARS 100 y llevando a la brecha en torno a 51%. El movimiento en el dólar no oficial durante los últimos días llevó a que el BCRA tomara nuevas medidas. Una de ellas implicó colocar un piso a la tasa de plazos fijos ofrecidos por los bancos, de manera que la misma no podrá ser menor al 70% de la LELIQ. Esto llevaría que esta tasa se posicione cerca de 8pps por encima del nivel actual de la BADLAR (18,3%). Por otro lado, la entidad decidió restringir el acceso de las entidades financieras en el mercado de cauciones.  

La inflación se aceleró a 3,3% en marzo (48,4% i.a.). El índice interrumpió la desaceleración que se observó en los meses anteriores y la suba fue explicada en gran parte por el factor estacional del mes y por la suba en el rubro de Alimentos y Bebidas. Dentro del índice general, se destacó la suba en Estacionales (+4,9%), mientras que la inflación núcleo volvió a niveles por encima de 3% y se ubicó en 3,1%. Regulados mostró una gran aceleración respecto al resultado anterior y subió 3,3%. Dentro de los rubros, sobresalieron las subas dentro de Educación y Comunicación, aunque la atención se mantuvo en Alimentos y Bebidas al registrar una inflación de 3,9% y mostrar la mayor incidencia dentro del índice.

Creemos que uno de los factores claves a la hora de estimar la dinámica que podría seguir la inflación, en los próximos meses, es el tiempo que dure oficialmente la cuarentena, tal que una extensión de la misma probablemente implicaría mayores medidas por parte del Gobierno para los sectores más afectados, llevando a que las mismas impliquen un potencial riesgo hacía un mayor déficit primario y finalmente mayor expansión monetaria.

La utilización de la capacidad instalada en la industria se ubicó en 59,4% en febrero, levemente por encima de los niveles registrados en feb-19. Dentro de los sectores, cerca de la mitad mostraron un aumento en la utilización de la capacidad instalada, mientras que por el lado de las caídas, el sector automotriz continuó sobresaliendo al registrar que el sector solamente se encuentra utilizando el 37,5% de la capacidad instalada. De este modo, la utilización en el primer bimestre del año se mantuvo por debajo del promedio histórico, y podría esperarse que este indicador continúe en caída en los próximos meses, tal que solo unos pocos sectores pudieron seguir con su operatoria cuando el aislamiento social comenzó a regir.