Sin la guía de Wall Street, el Merval se mantuvo prácticamente estable, con un volumen de negocios que se achicó un 77% respecto de la rueda anterior y llegó a apenas $120 millones en acciones.

En una jornada en la que se dividieron casi por partes iguales las subas y las bajas, el principal índice de la Bolsa porteña cerró el día con una caída marginal de 0,10%.

Los bonos en dólares presentaron mayoría de números verdes, aunque también dentro de un marco reducido de operaciones.

En tanto, los mercados europeos prolongaron ayer su tendencia bajista por temor a una desaceleración de la economía mundial.