El Banco Central espera que las pautas salariales de este año sean consistentes con la meta de inflación del 15% definida por el Gobierno, aunque su presidente, Federico Sturzenegger, reconoció que existe amplia diversidad sectorial.

"Pensamos que es una referencia razonable, condicional en las características puntuales de cada sector", mencionó durante una conferencia de prensa tras la presentación del Informe de Política Monetaria (IPOM) de Enero 2018.

El IPOM estima que las negociaciones salariales de 2018 mantendrán la modalidad aplicada durante 2017, en la que tomó relevancia la dinámica futura de los precios en detrimento de la evolución pasada.

Sturzenegger se refirió además a la cláusula gatillo que varios gremios firmaron durante 2017 y que les permitió una mejora salarial adicional. "A medidas que esos niveles de incertidumbre se van acotando, uno puede ir evolucionando. Hay un consenso bastante generalizado en el Gobierno, que me parece que estamos para dar el paso en unas negociaciones sin gatillo, después veremos qué es lo que dice la realidad", completó.