La Casa Rosada no quiero un clima tenso en la reunión del jueves con los gobernadores, sobre todo con aquellos que se quejaron públicamente de la reforma tributaria. Para anticiparse a cualquier reclamo que opaque la foto con los mandatarios, el Presidente encomendó encuentros “por separado” con algunos gobernadores.

Desde el anuncio en el CCK de las nuevas propuestas, diferentes provinciales alzaron las voz con respecto a los tributos que quiere instrumentar el Gobierno porque afectarían las economías regionales, como el aumento para el vino, el azúcar y el tabaco; y la baja para los electrónicos.

Los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y de Hacienda, Nicolás Dujovne, citaron a varios gobernadores para llegar con la letra chica del proyecto más afinada y evitar que los puntos conflictivos arruinen la cumbre. “La reunión del jueves es más importante que la del CCK”, aseguran en Balcarce 50. Según confirmaron fuentes oficiales, la reunión será en el Salón Eva Perón de la Casa Rosada a las 12 del mediodía. En un principio había trascendido que replicarían el escenario de las foto del 2015 en la Quinta de Olivos, pero afirmaron que desde el inicio se planificó en Balcarce 50. En la cabecera, por parte del Gobierno, estarán el Presidente, el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y los ministros Frigerio y Dujovne. Todos los invitados confirmaron su asistencia. Los que no pueden asistir garantizaron la presencia de los vice gobernadores.

Las negociaciones con los mandatarios comenzaron el lunes en el despacho de Frigerio, cercano al Patio de las Palmeras. Primero estuvieron los representantes de Cambiemos: María Eugenia Vidal de Buenos Aires; Alfredo Cornejo de Mendoza; y Gerardo Morales de Jujuy.

El caso de Cornejo es el más complicado porque se ve afectado por el impacto que generará a la industria vitivinícola el impuesto interno que incluye la reforma tributaria presentada por Dujovne la semana pasada. En el Gobierno “descartan dar marcha atrás con la medida” anunciada por la cartera de Hacienda, aunque confían que seguirán dialogando con las provincias hasta llegar a un acuerdo.

Ayer continuaron las reuniones encabezadas por Frigerio y Dujovne en la Rosada. En la tarde recibieron a los gobernadores peronistas Juan Manuel Urtubey de Salta; Domingo Peppo de Chaco; Sergio Uñac de San Juan; y Hugo Passalacqua de Misiones. También se sumó el secretario de Provincias del Ministerio del Interior, Alejandro Caldarelli.

Salta es una de las regiones que se opone al gravamen de las bebidas con alcohol. Los vinos, champaña y las sidras aumentarán de 0 a 17 por ciento, mientras que las cervezas del 8 al 17 por ciento. San Juan había dicho que “estaba dispuesto a dar una discusión”. Peppo reclamó por “un nuevo sistema de reparto de recursos” a las provincias.

Hoy será el turno del flamante gobernador de Chubut, Mariano Arcioni; de Alberto Weretilneck, por Río Negro; y del futuro gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, que asumirá en el cargo el próximo 10 de diciembre como sucesor de su esposa, Claudia Ledesma de Abdala. Dos horas antes de la cumbre de Macri con los mandatarios, los ministros se reunirán con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, quien forma parte de la comitiva de la oposición que acompaña al Presidente en el viaje en busca de inversiones en Nueva York.