El 2019 comenzará con ajustes importantes en las variables de actualización que se utilizan para calcular la obligación mensual de las escalas del Régimen Simplificado del Monotributo. Los parámetros y mensualidades deberán ajustarse un 28,48%. 

A partir de enero del año próximo, se implementará el cambio en la fórmula para la determinación del índice previsional que se toma como referencia para adecuar las contribuciones de los monotributistas. El aumento estará dado por la combinación de la inflación (70%) y el índice de evolución salarial RIPTE que aportará un 30%.

La última publicación del Ministerio de Trabajo muestra que hasta agosto pasado, el incremento es del 19,87%, y que como mucho podría llegar al 25%. Con las modificaciones la nueva tabla quedaría de la siguiente manera: 

Para la mínima "A" la facturación tendrá un tope de $139.000 al año, promediando los $11.200 mensuales. El impuesto de la categoría pasará a costar $1.150. 

Por otro lado, para la escala máxima de servicios "H" la facturación tendrá un tope de $1.152.000 al año, con un promedio de $96.000 mensuales, en tanto para la ventas pertenecientes a la categoría "K" tocará un tope de $1.728.000 al año, promediando los $144.000 mensuales. El impuesto será de $6.100 y $9.600 respectivamente. 

En el cuarto mes del 2019, la factura electrónica se implementará en su totalidad prohibiendo así el uso de la factura manual. Además, se aplicará progresivamente la unificación de la liquidación y pago de monotributo con los regímenes simplificados/locales de Ingreso Brutos provinciales. 

Tabla que se utilizará hasta fines del 2018: