Bayer recibió ayer un nuevo revés al ser condenado a pagar u$s2.055 millones por un jurado de California que sostuvo que Monsanto, firma que comprará la compañía alemana, es la causante que una pareja de estadounidenses contrajeran cáncer por el uso del herbicida Roundup, elaborado con glifosato. Por este motivo las acciones de la empresa llegaron a perder hasta el 5%, y si bien se recuperó en el final terminó a la baja en 2,1%.

Se trata del tercer fallo consecutivo desfavorable para Bayer por parte de un jurado estadounidense en litigios vinculados a la sustancia química. La firma alemana adquirió Monsanto por u$s63.000 millones el año pasado, con ella también compró los juicios.

"Estamos decepcionados con la decisión del jurado y apelaremos el veredicto, que se contradice con la evaluación de cada una de las principales autoridades regulatorias de salud del mundo y con la gran cantidad de evidencia científica acumulada durante más de cuatro décadas", dijo el miembro del Consejo de Administración de Bayer AG y presidente de la División Crop Science, Liam Condon, en un comunicado.