Moverse en moto cuesta 3.500 pesos por mes, mientras que hacerlo en auto, 11.000 pesos, es decir, un 70 por ciento menos. Las mayores diferencias están en los gastos en combustible y en seguro, donde la brecha entre los transportes llega hasta el 80 por ciento.

Si se toma de referencia un auto de 300 mil pesos y una moto de 64 mil pesos, ambos modelo 2016,  los gastos en nafta para el primer vehículo son de 3 mil pesos por mes, aproximadamente, en tanto una moto gasta 500 pesos.

En cuanto al seguro, en promedio, el costo para un automóvil de ese modelo es de 2.700 pesos, mientras que para una moto, es de 700. La otra gran diferencia está en la patente: para el vehículo de cuatro ruedas el gasto es de 800 pesos por bimestre y para el de dos, de 250 pesos.

 
 

Otros gastos son los de garage, que para los autos cuesta 2.700 pesos y para las motos, 900 pesos y el de service, en el que no hay tanta diferencia,  ya que para un auto sale 600 pesos y para la moto, 500. En el lavado, la diferencia es justo el doble: para el primer vehículo cuesta 300 pesos y para el segundo, 150 pesos. 

Si a todos estos gastos habituales se le suman otros como peajes y estacionamiento, la diferencia entre mantener un auto (11.000 pesos) y una moto (500 pesos) llega al 70 por ciento, en promedio.