Una brecha muy importante se abrió entre el Gobierno y las empresas vinculadas a la construcción. Mientras el discurso oficial se refiere a una normalidad en la ejecución de las obras públicas en toda la Argentina, desde el sector privado señalan que la realidad es bien distinta ya que hay demoras por la extensión de plazos de pago, que debe hacer la Nación a las provincias y compañías, que pasaron de 60 a 120 días.

"El gobierno dice que las obras siguen en marcha con absoluta normalidad, pero la realidad marca otra cosa. Las provincias y las empresas ya no cobran a 60 días sino a 120 días en todo el país", expresaron calificadas fuentes del sector que prefirieron el off the récord. Esta coyuntura ha provocado una ruptura en la cadena de pagos debido a que el freno o la desaceleración de los proyectos en marcha "afecta el pago a los proveedores; hasta que las provincias y las empresas no reciben los fondos (desde la Nación), no pueden cancelar los compromisos con los fabricantes de insumos".

Desde algunas de las firmas nucleadas en la Cámara Argentina de la Construcción, ya descartan que el empleo va a caer en el segundo semestre y que el recorte del gasto de capital de 30.000 millones de pesos, dispuesto por el Gobierno, causará un parate a nivel federal. Otro factor que golpea la realidad de la obra pública es el aumento de los materiales para la construcción, por causa de la devaluación, que aumentaron hasta el 25% en los últimos veinte días, de acuerdo con un relevamiento de los empresarios del sector, lo cual producirá un encarecimiento en las obras públicas y también una desaceleración en los emprendimientos privados que continúen en marcha.

Catamarca y Chaco

Las fuentes empresarias consultadas ejemplicaron que en el caso de la provincia del Chaco, "la importante deuda que mantiene el Gobierno nacional con la Provincia respecto de fondos destinados a la construcción de viviendas, es uno de los puntos que más preocupa al gobierno provincial. Es que a pesar de que hace semanas se pagó parte de los 150 millones de pesos que se adeudaban, aún restan por saldar poco más de 118 millones de pesos".

Esta situación provoca una importante demora en el pago a las empresas constructoras que en Catamarca se encuentran construyendo 1.300 viviendas. En forma conjunta, por demoras en las transferencias de la Nación, el Estado chaqueño auxiliaría a empresas constructoras.

El gobernador Domingo Peppo se reunió hace días con referentes de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas de la Construcción (Apymec) y el Centro de Empresas Constructoras (CEC) para analizar un posible financiamiento y garantizar la continuidad de obras y mantener el nivel de empleo, relataron desde el sector de la construcción. Por otro lado, la mayor expectativa es que el ahorro del gasto público se vea compensado por los planes de Participación Público Privada.