La Argentina todavía paga entre 1 y 1,5 de tasa más que el promedio de la región y 2 puntos más que Brasil. Evidentemente el ritmo de endeudamiento es imparable y se ha convertido en la única forma en que funcione la economía. El problema antes era el déficit primario ahora es el comercial. Un modelo así tiene un límite, no es sustentable. El Instituto Internacional de Finanzas reconoció a Argentina como uno de los tres países más expuestos a shocks externos. Cuando los acreedores se den cuenta que lo que se está financiando son las vacaciones en el exterior de los ricos, los acreedores no van a financiar más.

Hoy la relación entre deuda y exportaciones es de un 300%, lo que muestra que hoy no tenés un generador de dólares que te permita repagar esa deuda. Hoy estamos alineados con el mercado internacional pero no hay acuerdos que nos permitan aumentar las exportaciones.

*Observatorio Deuda Externa de la UMET