Las empresas YPF y Axion aumentaron ayer los precios de sus combustibles entre 8,5% y 12%, como consecuencia de la suba del costo de producción por la devaluación del peso.

La petrolera YPF incrementó sus precios un 9,5% promedio para la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, y un 8,5% para el resto del territorio nacional. El ajuste diferenciado entre la zona metropolitana y el interior del país responde a que la petrolera busca reducir la brecha de precios que existe entre las regiones. El litro de nafta súper saltó en la Capital Federal de $30,34 pesos a $33,23; la Infinia (premium) pasó de $36,42 a $39,88; el diesel 500 ascendió de $26,38 a $28,89; y el Infinia diesel -de mayor calidad- subió de $31,65 a $34,65 pesos.

A su vez, Axion ajustó entre un 10% y un 12%, por lo que el litro de nafta súper tiene un costo de $33,48; la premium pasó a $40,58; el gasoil ascendió a $29,38, y el gasoil euro -de mayor calidad- avanzó hasta los $35,58.

Audiencia del gas

Tras la realización de la primer audiencia pública por la suba del precio del gas, el Gobierno informó que en relación con las presentaciones realizadas por las distribuidoras de gas, el aumento final a partir de octubre para los hogares "no superaría el 30%, por debajo de lo que se espera sea el alza del IPC de 2018". "Esto es gracias a que la producción nacional de gas sigue en alza por las inversiones que se vienen desarrollando en Vaca Muerta en los últimos 18 meses", asegura un comunicado de la flamante secretaría de Energía.

La Audiencia Pública llevada a cabo por el ente regulador (ENARGAS) en el Centro Metropolitano de Diseño de CABA tuvo la participación de más de 60 oradores, entre los cuales había asociaciones de consumidores. Metrogas, por su parte, propuso una readecuación tarifaria en función de la evolución de los indicadores económicos y consideró la variación del Índice de Precios Internos por Mayor (IPIM), según detalló en un comunicado.