El discurso del presidente Mauricio Macri, en el que anunció un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) para que adelante una parte de los dólares necesarios para garantizar el financiamiento para 2019, parece haber echado más leña al fuego, ya que el mercado esperaba la letra chica detrás de este mayor respaldo del organismo.

Las palabras del primer mandatario, grabadas en la Quinta de Olivos y emitidas estratégicamente media hora antes de la apertura de los mercados, lejos de generar ese shock de confianza que buscaba el Gobierno, dispararon una ola de cobertura sobre el dólar que el Banco Central no pudo contener. Un discurso sin detalles, con un tono marketinero y frases del estilo de "sobrepasar la tormenta juntos" no convenció a los inversores, que esperaban un lenguaje más técnico y concreto, que verdaderamente despeje las dudas sobre el financiamiento.

"Quiero anunciarles que hemos acordado con el Fondo Monetario Internacional adelantar todos los fondos necesarios para garantizar el cumplimiento del programa financiero del año próximo", dijo Macri después de admitir que "nuevas expresiones de falta de confianza del mercado, específicamente sobre nuestra capacidad de lograr financiamiento para 2019".

El Presidente no detalló la suma de dinero que el organismo de crédito adelantará ni qué otras exigencias imponía el Fondo para aportar esos dólares y sólo se limitó a decir que "acompañaremos este aporte con los esfuerzos fiscales necesarios, trabajo en el que venimos avanzando muy bien". O sea, sin dar números concretos sólo se limitó a decir que habían acordado adelantar "los fondos necesarios" y que el Gobierno se comprometía a hacer "los esfuerzos fiscales necesarios".

Esa falta de definiciones hizo que el tipo de cambio ya desde el comienzo abriera en alza, y sin escalas se disparara casi 7,8%, hasta rondar los 34 pesos en el mercado mayorista. A las 12 del mediodía el Banco Central ofreció u$s300 millones y el mercado no solo se llevó todo, sino que siguió demandando más dólares. Eso dejó en claro dos cosas: la subasta de divisas que hace Caputo no da resultados para frenar una corrida y la falta de claridad en los anuncios generó más dudas en el mercado.

Durante el correr de las horas el Gobierno fue dejando trascender por los medios algunos detalles del acuerdo, pero no fue suficiente para frenar la ola de ventas y llevar tranquilidad a los mercados. Se supo de cuánto es el monto que adelantarían, pero no las nuevas condiciones que puso el Fondo ni cómo queda el programa financiero de acá en adelante.

Hay que tener en cuenta que desde el punto de vista técnico, al mercado le cuesta reaccionar a noticias positivas en un contexto en que los bonos no tienen mucho recorrido alcista. Los grandes fondos del mundo están sobrecomprados de activos argentinos y emergentes en general, con lo cual no va a haber compras masivas. Además, ayer fue un mal día para los mercados emergentes, con una caída en la libra turca, el peso colombiano y el real, entre otros.

Hacienda deberá explicar cómo se va a usar el nuevo financiamiento, cuáles son las necesidades para los próximos 3 año y detallar el programa financiero de acá en adelante. "Tiene que explicar por cada dólar que entra y dólar que sale", graficaba ayer un experimentado trader de un banco internacional.