A pesar del pedido formulado por las cámaras autopartistas para evitar la competencia desleal y asimétrica con la Unión Europea, el Mercosur se propone bajar los plazos para la liberalización de piezas ya que ofreció dos canastas de piezas a 12 y 10 años, lo cual desató una discusión interna en el bloque.

El tercer grupo de productos se mantiene en los 15 años de desgravación, como reclaman los industriales del bloque sudamericano, especialmente de la Argentina y Brasil. Ocurre que hasta hace poco tiempo, la posición del Mercosur era de un plazo de 15 años en general, como lo sostiene para los vehículos terminados, y ahora lo partió en tres canastas autopartistas, coincidieron fuentes oficiales y privadas.

En cuanto a las exigencias hacia a la UE, el pedido del Mercosur es un contenido máximo del 40% extrazona, es decir de terceros mercados como Asia. Por su lado, el eurobloque pretende que sea de al menos el 50 por ciento.

La información sobre la flexibilización de la oferta se conoció en la misma jornada en que la cámara autopartista AFAC envió una carta al subsecretario de Comercio Exterior, Shunko Rojas, en la que manifestó que "esta negociación implica una gran amenaza sobre la sustentabilidad de las inversiones, sobre todo por estar incluido el sector en períodos de desgravación sin períodos de carencia (de gracia), salvo excepciones limitadísimas". La Argentina tuvo un "rojo" en autopartes con la UE de u$s1.646 millones en 2017.