Tras el cepo cambiaro anunciado este domingo por el Gobierno en donde los ahorristas hasta diciembre podrán comprar hasta US$200 dólares por mes, y no más los US$10.000 del cepo light que habían aplicado en septiembre, el ex director del Banco Central Arnaldo Bocco advirtió que este hecho "es bastante provocativo" y definió: "Es matar al mercado".

El nuevo endurecimiento es "producto de la limitada cantidad de reservas y de lo que pasó en las últimas semanas que desde las elecciones PASO para aquí, que se perdieron 22,5 mil millones de dólares. "Habiendo perdido esa masa de reservas, que es realmente muy importante, había que obturar la salida", consideró Bocco.

Te puede interesar:

"Pero creo que el Gobierno tendría que haber tomado otra decisión en paralelo, que es a todos los exportadores que ya tienen hace años colocadas exportaciones en el exterior y que no trajeron los dólares, deberían traerlos si queremos que el mercado de cambio funcione. Eso no se adoptó. Se bajó primero a 10.000 y ahora a 200 dólares", añadió.

Durante una entrevista radial, Bocco sostuvo además que el 10 de diciembre, fecha que asume el Gobierno de Alberto Fernández, "tendrá que dar certidumbre e iniciar un camino de recuperación del aparato productivo, que estuvo bastante dañado por las restricciones que se pusieron, con más de la mitad del sector industrial con su capacidad ociosa sin producir".

"Se deberá recuperar el mercado interno y al mismo tiempo hay un hecho: la necesidad inevitable que tiene la Argentina después de haber dejado caer los dos acuerdos con el Fondo y el tercero bastante maltrecho, de sentarse a negociar con el Fondo Monetario, que es imprescindible para la continuidad de los convenios que la Argentina firmó en los últimos años", enfatizó.

Bocco consideró, también, que "da la sensación de que vamos por un camino de razonable diálogo. Y por otra parte creo que hay un hecho que debería ser resaltado y es que la Argentina necesita dar respuestas para ver cómo consigue los dólares que va a necesitar a futuro".

"Para hacer eso, el nuevo Gobierno tendrá que tener algún grado de tranquilidad interna, que sólo se lo va a dar un buen inicio en las negociaciones internacionales", concluyó.