La actividad industrial cayó 9,6% interanual en abril, según el Índice de Producción Industrial (IPI), de FIEL. Y peor aun: registró una contracción de 0,5% desestacionalizada contra marzo. Ese número, que se veía venir por la fuerte contracción que había mostrado la demanda eléctrica fabril durante el mes pasado, suma un nuevo indicador que muestra que en términos de actividad abril no luce mejor que marzo, al menos en las ciudades.

Como adelantó BAE Negocios, los números de abril de Cammesa mostraron caídas en la demanda eléctrica de pequeñas y grandes industrias, de 9,4% y 6,7%, respectivamente. Para FIEL, en abril el desplome industrial no tocó piso.

La Fundación remarcó que "en el primer cuatrimestre del año todas las ramas de actividad acumulan caídas en la comparación interanual. El ranking es encabezado por la producción de insumos textiles que registra un retroceso de 2%, seguido de la producción de alimentos y bebidas y proceso de petróleo (4,4%), papel y celulosa (4,9%), cigarrillos (6,9%), minerales no metálicos (7,5%) y metalmecánica (8%). Las restantes tres ramas de actividad muestran un retroceso interanual superior al promedio de la industria, comenzando con insumos químicos y plásticos (14%), y siguiendo por la siderurgia (16,3%) y la producción automotriz (32%)".

Y agregó: "Observando la clasificación de las ramas industriales según el tipo de bienes, en el acumulado para los primeros cuatro meses del año no se han observado cambios. La contracción es liderada por la producción de bienes de consumo durables con una caída interanual acumulada en el primer cuatrimestre de 18,2%, seguida de la producción de bienes de capital que acumulan una caída de 13,9% sobre la misma base de comparación. Por su parte, los bienes de uso intermedio acumulan un retroceso de 9,7% cercano al promedio de la industria, mientras que finalmente, los bienes de consumo no durable retroceden en el cuatrimestre 5,5% interanual".

FIEL destacó que la baja mensual desestacionalizada mostró cierta desaceleración por lo que prevé que podría haber una reversión de la fase recesiva. Aunque también alertó: "Resulta insuficiente para fechar el inicio de una nueva fase de recuperación industrial".