Mientras continúa la gira a Nueva York encabezada por Mauricio Macri para buscar nuevos inversores, esta mañana fue el turno de Federico Sturzenegger de hablar ante empresarios en el Council of the Americas, en el marco del Argentina Investment Conference.

El Presidente del Banco Central fue entrevistado por Larry Fink, CEO de BlackRock, en una charla que mantuvo diferentes ejes, desde que beneficios traerá la Argentina a quienes inviertan en ella, hasta la situación actual monetaria en el país y las futuras reformas previstas.

Sturzenegger inició su discurso planteando la meta que busca cumplir al final de su mandato: dejar el nivel de inflación del país "similar a la de los países normales, o a la de cualquier país", señalando que los niveles que muestra la Argentina son un caso excepcional.

Al ser consultado por las problemáticas actuales, sostuvo que el Gobierno busca solucionar la desigualdad. "Los pobres son los que pagan más impuestos", resaltó.

Uno de los puntos sobre los que más se detuvo el funcionario fue la productividad. Aseguró que es "la base de la calidad de vida" y reclamó que la industria argentina debe ser más productiva.

Luego de una larga respuesta acerca de la situación económica con la que la gestión actual asumió, el entrevistador, Larry Fink, cuestionó a Sturzenegger: "Nos decís que el camino es tranquilo, pero nosotros vemos muchos obstáculos", lo cual derivó en una pregunta acerca de los próximo cambios que prevén desde el Gobierno. "La tasa de política monetaria, el tipo de cambio y las paritarias", resumió el presidente del BCRA antes de finalizar su respuesta. Explicó que para 2018 su objetivo principal será tener un balance entre estas tres variables, con fin de regular los precios.

En cuanto a su gestión en el Banco Central, Sturzenegger aseguró que actualmente se encuentra en una etapa de acumulación de reservas, y que la meta es que lleguen al 15% del PBI. También denunció que actualmente las reservas son considerablemente menores a la del resto de los países de la región.

El tema con el que se cerró la exposición fue la reunión del G-20 prevista para el año que viene. "El principal valor es que es una base donde hay diálogo y se crean relaciones de confianza. Si hay una crisis, tener esa base es importante. Si no hay una crisis, el principal objetivo es fortalecer las relaciones entre los países", concluyó Sturzenegger.