Las tarifas de electricidad para usuarios residenciales aumentarán 34% y las de gas hasta 57% entre diciembre y febrero de 2018, anunció el viernes pasado el ministro de Energía, Juan José Aranguren. El funcionario estimó que en el área de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, entre 6 y 7% del ingreso mensual de los hogares estará destinado a pagar el servicio de gas y electricidad. Esos aumentos sumarán 1,2 puntos a la inflación "por única vez", indicó el ministro.

Aranguren brindó una conferencia de prensa para detallar los nuevos ajustes de luz y gas vigentes desde el viernes último en todo el país. En ese marco, detalló que el aumento promedio que recibirá un usuario de electricidad será del 19% desde diciembre y del 12% a partir de febrero de 2018, con un acumulado del 34% para el segundo mes del año próximo.

El funcionario calculó que con este nivel de ajuste, quienes consumen entre 0 y 150 kw pasarán a abonar 65 pesos más en diciembre y 45 pesos más en febrero. "Para el 30% de los usuarios, la factura estará en febrero por debajo de los 261 pesos; para un 50%, la factura máxima será de 540 pesos", estimó.

Por otro lado, en el universo social que es beneficiario de la tarifa social, se pagará un mínimo de 55 pesos desde este mes. Aranguren garantizó que para este verano, habrá energía suficiente para atender la demanda.

"No tenemos ninguna duda de que tenemos suficientes reservas para aguantar temperaturas extremas durante el verano. Este verano va a ser mejor que el anterior, que ya había sido mejor al de 2015", resaltó.