La recesión severa que atraviesa la industria automotriz, tanto en el caso de terminales como autopartistas, tiene su crudo correlato en las concesionarias donde están planificados al menos 7.000 despidos entre el segundo semestre y los primeros meses de 2020, como ya informó este medio.

"Las estructuras se debieron haber achicado un 50% y se achicaron el 15% porque hoy es muy difícil despedir personal y pagar indemnizaciones. De ahí, que la sangría en el empleo se verá durante largos meses", explicaron en el segmento comercial.

Al mismo tiempo, se espera una fuerte pérdida de trabajo entre los autopartistas. Ya en 2018, el sector fabricante de partes perdió 2.500 empleos respecto del 2017 y le hizo un reclamo al Gobierno para que controle las retenciones a las exportaciones, ya que junto a la baja de los reintegros, generó la reducción del 12,5% en la competitividad del sector.