El sector pesquero finalizó el año de 2017 con un escenario positivo, con una recuperación en las capturas luego de tres años de contracción e incremento en la demanda interna y exportaciones récord por 1.978 millones de dólares.

Según un informe de la consulta Investigaciones Económicas Sectoriales (IES), el incremento en las capturas se vio determinado por una mayor disponibilidad del calamar, principal recurso de los moluscos, y por las mayores capturas de langostinos, que presentan una expansión desde el 2013.

El informe destaca también que el Gobierno adoptó medidas para favorecer al sector, como un fondo rotatorio para la compra de combustibles e insumos para los barcos, obras de infraestructura, la generación de procesos de formalización laboral y la implementación de líneas de créditos y financiamiento.

En números, las capturas marítimas sumaron 768 mil toneladas, un 8,8% por encima de las 706 mil toneladas del año anterior.

La captura de langostinos, principal recurso de los crustáceos alcanzó las 234 mil toneladas en el 2017, un 31% por encima del año 2016, al tiempo que la del langostino presentó una evolución creciente, que se mantiene desde 2012.

Con respecto a la captura del calamar, principal recurso de los moluscos, el año pasado alcanzó las 99 mil toneladas, un elevado 65,1% por encima de las 60 mil toneladas del año 2016. De esta forma, este producto detuvo la tendencia decreciente observada desde hace cuatro años, al superar, en 2017, las 60 mil toneladas del año 2016.

Por su parte, la demanda interna registró una expansión. El consumo de productos pesqueros en el año 2017 alcanzó las 341 mil toneladas, lo que marcó una suba del 10,6% frente a las 309 mil toneladas del año 2016, en parte como respuesta a las mayores capturas y por una leve suba de las importaciones.

En el año 2017, el consumo por habitante llegó a 8 kilogramos, un 9,3% más que los 7,2 per cápita del año 2016.