Las incesantes lluvias vistas en enero y las que todavía continúan este fin de semana en la principal zona agrícola del país no frenarán para nada la cosecha de los principales cultivos, que alcanzarán los 125,5 millones de toneladas para 2019. Este gran volumen permitirá exportaciones a Argentina por alrededor de u$s28.172 millones, superando en un 40% a los generados el año pasado, en donde tuvo la peor sequía de los últimos 50 años.

Los datos fueron consignados en un trabajo del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) que estimó sobre un escenario base -tanto volúmenes como precios internacionales- que el valor de la cosecha 2018/2019 rondaría en u$s33.798 millones, creciendo en u$s5.409 millones, es decir un 19% sobre el año pasado. En este caso, las exportaciones de granos y de sus principales derivados industriales (harinas, aceites, biocombustibles) se aproximarían a u$s28.172 millones, lo que significa un aumento de u$s4.644 millones, mientras que los derechos de exportación apuntarían a u$s5.654 millones, subiendo respecto del periodo anterior de u$s1.730 millones.

Llama la atención que las divisas proyectadas en u$s28.172 millones sería un récord superando todas las series e inclusive los u$s25.033 millones de 2011 cuando la soja tuvo una cosecha de 40 millones de toneladas y valores externos en promedio de los u$s500 la tonelada. Hoy, y según Ieral, la oleaginosa de exportación promedio de es de u$s340 versus los u$s390 de 2018, con una merma del 13%. En trigo y cebada los valores son superiores a los del año pasado, mientras que maíz y sorgo se pautan con una leve baja.

Las ventas de soja dependerá de la necesidad del productor. El 50% de la cosecha se suele comercializar entre mayo y julio para el pago de los gastos de campaña. El resto es embolsado para necesidades extremas, pero el escenario electoral puede indicar otras decisiones en el campo.

"Una vez canceladas las deudas, una parte de lo que está en las silobolsas será vendida más que otros años porque los productores van a querer pasar las elecciones en dólares y no en soja", señaló el economista Salvador Di Stefano a BAE Negocios.

Esto se debe a que el productor no quiere sorpresas. "Hoy está abierta la posibilidad de que las retenciones se eleven al 30%, según lo marca el Presupuesto. Eso es algo que si llega a pasar no será hasta después del segundo semestre", dijo el economista.

No hay que perder de vista lo que suceda con los precios externos. La pelea comercial entre China y EE.UU. se tiene que empezar a definir en los próximos días. Hay que recordar que su continuidad beneficia en parte a Brasil y Argentina por la valorización de sus productos.