La dureza monetaria que en el último mes aplicó el Comité de Política Monetaria del Banco Central no tuvo el resultado esperado. Según los últimos datos disponibles, al 29 de noviembre el organismo monetario lleva absorbidos apenas 18 millones de pesos con sus letras, una clara diferencia frente a los 43.568 millones de pesos que había retirado del mercado en octubre o los $24.240 millones que esterilizó en septiembre. La intensa actividad que el BCRA mostró en el mercado secundario de Lebac no logró contrarrestar los $60.649 millones que emitió en la licitación del 15 de noviembre, cuando pudo renovar la totalidad de los vencimientos.

Asimismo, y más allá de que la tasa de pases aumentó 250 puntos porcentuales tras las dos subas que aplicó el Central, en noviembre apenas esterilizó $3.051 millones con ese instrumento. En conjunto, entre Lebac y pases el BCRA retiró del mercado 3.069 millones de pesos en noviembre, siendo el mes menos restrictivo en lo monetario desde junio, cuando expandió $32.761 millones. Claro que del otro lado, el ente rector viene expandiendo pesos principalmente con la compra de dólares al Tesoro.

La tarea de esterilizar pesos del mercado es clave para evitar que la emisión de pesos tenga un impacto inflacionario.

La Base Monetaria, de hecho, viene reduciendo su ritmo de crecimiento y se espera que en diciembre se reduzca aun más, tanto por la alta base de comparación como por el cambio en el cómputo de encaje, que obliga a los bancos a ser menos expansivos en un mes en que estacionalmente la demanda de dinero es más alta.