n Los poco alentadores datos de inflación de febrero y el aumento de la presión cambiaria no permitirían al Banco Central relajar su política monetaria. Analistas esperan que la autoridad monetaria mantenga mañana sin cambios la tasa de referencia -el centro del corredor de pases a 7 días- en el 27,25%, nivel que viene sosteniendo desde fines de enero luego de realizar dos recortes durante el primer mes del año.

"Con la presión cambiaria amenazando, una inflación en febrero que va a estar en la zona de 2,4% mensual -y una núcleo en torno al 2%- por el impacto de la suba de tarifas y el traslado a precios del alza del dólar, y expectativas de inflación para 2018 en 19,9%, el Central no tiene margen para bajar la tasa", señala el economista Federico Furiase, director de Estudio Eco/Go, quien no obstante no descarta un posible "martes 13".

Analistas creen que el BCRA recién podría volver a bajar las tasas sobre el final de marzo, cuando las discusiones paritarias ya están culminadas y los dólares del campo empiecen a aparecer. Obviamente, sólo si la inflación logra desacelerarse al ritmo que espera el Central para poder mantenerse en línea con su meta del 15% anual.

En este sentido, Furiase destaca que "es clave que el BCRA no pierda el instrumento de la tasa para reaccionar si la inflación no baja".

"Es importante que el comunicado refuerce aspecto, ya que ayudaría a mejorar la credibilidad en la meta a la que se quieren anclar las paritarias y a contener la presión cambiaria", agrega.