El Ministerio de Agroindustria estimó una baja del 2,1% en la cosecha de trigo respecto de la campaña 2016/2017. El motivo se encuentra en la excesiva cantidad de lluvias que produjo enfermedades en varios lotes lo que genera a la fecha una pérdida en el rendimiento que lleva a una producción de 18 millones de toneladas. El ciclo pasado tuvo una mejora interanual del 62,7% tras la quita de las retenciones y eliminación de los cupos para exportar.

"Hemos tenido un mal clima para el cereal producto de lluvias y algunas heladas que se dieron en varias provincias del norte", señaló a BAE Negocios, el subsecretario de Mercados Agropecuarios, Jesús Silveyra.

Sin embargo el funcionario se mostró en que cuando finalice la cosecha en la provincia de Buenos Aires donde están los mejores rindes, "la campaña superará los 18 millones de toneladas a partir de los buenos datos que estamos recibiendo, pero no será sino hasta fines de enero".

Según los números de Agroindustria, las casi 400.000 toneladas de menos responde primero a que "la superficie sembrada en la presente campaña es un 6% inferior a la anterior" y segundo porque "a la fecha se estiman unas 198.000 hectáreas perdidas en campos de Santa Fe y Entre Ríos, y Córdoba que con rindes variables y calidad regular a buena" hubo también una "incidencia de exceso hídrico y enfermedades a lo largo del ciclo".

En lo que tiene que ver con el sur bonaerense el trabajo sostuvo que "hubo heladas tardías que retrasaron el llenado, pero se estima que la repercusión sobre el rinde no será relevante".

La mala noticia también es para el cereal que por segundo año consecutivo presenta una baja del 15,2% en la cosecha sobre la 2016/2017, la cual tuvo a su vez una caída del 32,7% sobre su antecesora. Por lo pronto la actual campaña está estimada en 2,8 millones de toneladas.

La buena noticia tiene que ver con la exportación. Silveyra adelantó que con 12,6 millones de toneladas de trigo, los envíos al exterior alcanzaron un récord. El principal mercado fue Brasil.

Respecto de los demás cultivos, el cereal es quizás el único que se mantiene similar y quizás hasta supere los 50 millones de toneladas del año pasado. Todo lo contrario con la soja en donde los 55 millones de toneladas estimados está por debajo de los 57 millones de la campaña 2016/2017.