Tal como era de esperar, la tregua entre China y Estados Unidos tuvo su efecto positivo en Chicago. En este mercado la soja llegó a cotizar con un máximo de u$s340 la tonelada aunque luego fue perdiendo fuerza. Lo ganado finalizó apenas con una suba del 1,2 por ciento. Esta alza se trasladó a la plaza local, pero la baja del dólar diluyó la ganancia para el productor lo que hizo que pierda algo más de u$s17 millones en la jornada de ayer.

Una vez conocida la noticia del acuerdo entre Donald Trump y Xi Jinping, en la noche del domingo Chicago comenzó a subir llegando a un máximo de u$s11 sobre lo visto el viernes, con una suba del 3,2 por ciento. Sin embargo, falta todavía que se sepa cómo se va a materializar la venta hacia China. Es decir si la importación será a través de un cupo o por el contrario se eliminará el arancel del 25 por ciento.

Un dato: Trump, en su cuenta de Twitter, señaló que China decidió "reducir y eliminar los aranceles a los automóviles que llegan desde Estados Unidos" actualmente la tarifa es del 40 por ciento. Lo cierto es que la suba que fue finalmente moderada se dio precisamente porque el mercado espera novedades por parte del gigante asiático.

Pero ni siquiera esa alza fue capitalizada por la Argentina. La soja en Rosario terminó en el disponible en $9.000 la tonelada versus los $9.200 del viernes, y su valor retrocedió $200 a partir de la merma en la cotización de la moneda norteamericana.

Si se tiene en cuenta que aún restan por comercializar 3,2 millones de toneladas de soja, las pérdidas ascienden a u$s17 millones.

Desde la corredora Futuros y Opciones (FyO), Dante Romano señaló que "la baja final en Chicago se debe a que la soja ya venía subiendo en vísperas de la reunión Trump y Xi". En la plaza local "la mejora se dio por una cuestión técnica debido que a la poca operatoria de los días anteriores los cuales empezaron a verse (hoy) por ayer tras lo dicho en el G20".

La buena noticia, si se quiere, es que los contratos de mayo 2019 tuvieron un alza de 1,2% al pasar de los u$s241 a u$s244 de ayer. "Esta es una oportunidad que debe ser aprovechado por el productos para hacer negocios mientras dure", dijo Romano.

Esto se puede interpretar que si esta tregua es sólo eso, una guerra parcial y no se confirma en el tiempo, Argentina se verá beneficiada.

Hay que recordar que se estima una cosecha de 54 millones de toneladas siempre y cuando el clima lo permita. Todo indica que no habrá problemas en el futuro. Enero será un mes clave.

Están en juego ingresos por más de u$s18.000 millones en concepto de divisas por todo el complejo agroindustrial para el 2019.

Habrá que ver entonces que sucede con el correr de los días. China necesita 8 millones de toneladas de soja por mes, y EE.UU. es el único que pueda abastecerlo en este momento. Quizás el cupo sea menor a ese volumen y más aún sabiendo que Brasil sembró mas temprano y ya avisó que tendrá algo de cosecha en enero próximo.

Como ya se dijo, el conflicto le conviene a la Argentina que ya se vio favorecida con mejores precios en los últimos meses donde se exportaron cerca de 4 millones de toneladas de soja.