Por la fuerte caída del dólar y las todavía altas tasas en pesos, en julio se reavivó la bicicleta financiera y el carry trade dejó una ganancia de 9,73% en dólares en el mes.

Con una depreciación del dólar de 5,3% y rendimientos de casi 4% para las Lebacs de más corto plazo en el mes que pasó, quienes vendieron sus dólares a principios de julio para apostar a las tasas en pesos se llevaron una jugosa recompensa, de casi 10% en moneda dura.

Fue, sin embargo, una apuesta riesgosa luego de la crisis cambiaria de mediados de junio y la volatilidad que todavía mostraba el tipo de cambio a principios del mes pasado.

"Si miramos hacia atrás, es una tasa fenomenal. Ahora bien, a la hora de tomar la decisión a fines de junio, cuando tenías tasas implícitas en el Rofex al 50%, tasas de Lebac también en esos niveles y no sabías dónde podía terminar el overshoting del tipo de cambio, la verdad es que era una jugada muy agresiva, muy riesgosa, que no era para todos", señaló Nery Persichini, gerente de inversiones de GMA Capital.

Julio fue el segundo mes del año en que las tasas lograron ganarle al dólar. La oportunidad anterior había sido en marzo, pero la diferencia había sido mucho menor y el carry trade arrojó entonces una ganancia de 1,8 por ciento.

Esta vez, la contundente baja del dólar amplificó los retornos. La divisa estadounidense cayó en julio un 5,3% contra el peso, acorralada por el apretón monetario que viene llevando adelante el BCRA.

La apreciación del peso se vio reforzada además por un contexto internacional más amigable para las monedas emergentes. En este escenario, el peso mexicano se revalorizó un 6,8%, mientras que el real brasileño subió 3,29% y el peso chileno ganó 2,78 por ciento.

"La estabilización del tipo de cambio, sumada a la política monetaria astringente del Banco Central con la decisión de aumentar los encajes, permitió que hubiera menos pesos en la calle y, junto con la sensación de que el tipo de cambio estaba medio alto, tuvimos la apreciación cambiaria que verificamos. Paralelamente, el mundo no dio razones para complicar demasiado las cosas y permitió tener calma en el frente cambiario", indicó Persichini.

"Con esa estabilización de expectativas pudiste luego tener recuperaciones en todo el espectro de inversiones en pesos", agregó.

Así, por primera vez desde noviembre de 2017, el que apostó al dólar en julio, perdió.

La divisa estadounidense cerró el mes pasado a $27,41 en la plaza mayorista, con una caída de $1,44 respecto del final de junio, y a un promedio de $28,03 en las pizarras de los bancos, lo que significó una baja mensual de 1,54 pesos.

En tanto, en el último día de julio, la tasa de las Lebac de más corto plazo en el mercado secundario cerró a 45,25%, mientras que el rendimiento de la letra que vence en septiembre culminó a 44,95 por ciento.

Si bien en el mercado consideran que la crisis cambiaria ya pasó, no descartan nueva volatilidad para el tipo de cambio en el corto y mediano plazo a medida que la Reserva Federal normalice sus tasas y, desde el plano local, el Gobierno vaya avanzando con el ajuste exigido por el FMI.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos