El Gobierno y el FMI prevén un 2019 con las Reservas cerrando el año en u$s53.500 millones netos. Es decir, con una caída de apenas u$s13.000 millones respecto al nivel récord que se alcanzó sobre el cierre de la semana pasada. Son clara mayoría los analistas que prevén que semejante escenario será difícil de lograr durante un año eleccionario cuyo destino luce polarizado. Tal como viene mostrando la dinámica de la variación del stock de Reservas, todo lo que entra tiende a salir y el 2019 cerraría con u$s48.158 millones, en un escenario realista, o con u$s24.243 millones en uno pesimista.

Una clave para comprender lo que deparará el 2019 en materia de divisas es que el desembolso del FMI efectivamente alcanza para cerrar el programa financiero del año. Pero ese cálculo no toma en cuenta lo que pueda ocurrir con la fuga de capitales, que este año alcanzó el récord histórico y cerró noviembre en u$s26.367 millones.

En ese sentido, un informe del CESO calculó que, en un escenario más realista, el desfasaje llegaría a u$s18.172 millones. Y es que sumando vencimientos de capital de bonos, Letes y compromisos con organismos internacionales, más los intereses, la presión sobre las Reservas es de u$s39.146 millones. Pero a ese número se le debe restar un potencial roll-over, que el CESO estimó en 50%, en base al actual escenario de tasa de interés, que parece prometer un año complicado en materia de renovaciones.

Lo explicó el economista Estanislao Malic: "A cortísimo plazo se sabe que Argentina puede pagar y por eso ofrece 5%. A mediano plazo ya hay una curva de intereses que es prácticamente de default, donde los bonos más cortos, como el Bonar 2024 están pagando 14,27% y uno mucho más largo como el Par, que vence en 2038, paga 10,92%. Los largos pagan menos que los cortos. Está invertida la curva. Eso se da porque cuando se espera una reestructuración a los inversores les conviene tener bonos largos en vez de cortos. Sube su precio y cae el interés".

Los desembolsos del FMI alcanzan exclusivamente para cubrir los vencimientos 2019

Con esa tasa de roll-over de 50%, las necesidades que generarían los vencimientos serían de u$s19.573 millones. Es decir, un número que los ingresos del FMI, por u$s22.700 millones alcanzarían a cubrir, tal como espera el Gobierno. El problema, tal lo dicho, es la fuga: el CESO la estima en u$s21.000 millones en base al año eleccionario sin regulación sobre el mercado de cambios. A eso se le debe sumar lo que pueda salir por las inversiones de extranjeros, cuyo stock actual se calcula en u$s4.000 millones, más la remisión de utilidades y una balanza comercial de ajuste que aportaría u$s5.000 millones.

Hasta ahí el escenario más "realista". El "pesimista" indaga sobre la posibilidad de que la fuga de capitales se traslade a los depósitos en dólares. Que haya una salida desde los depósitos, contradiciendo la dinámica del 2018, año en el que la compra de dólares para atesoramiento alimentó a los depósitos vía home banking. Si se calcula un roll-over algo más flaco, de 40%, una salida de u$s15.000 millones desde los depósitos en dólares y una fuga en u$s25.000 millones, las reservas cerrarían el año en u$s24.243 millones.

"Uno no sabe lo que va a pasar pero la curva de tasas hace que uno se pregunte sobre el tema. Ahí la corrida sería exponencial. Ese es el gran riesgo: que la corrida se haga bancaria. En 2001 no pasó: había u$s46.000 millones en depósitos y quedaron u$s44.000 millones. El tema es que la lógica es la contraria porque en Argentina las Reservas no pueden quedar por debajo de u$s30.000 millones. Las famosas netas quedarían en negativo y no se podría responder a los depósitos", sostuvo Malic.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos